Alejandro & María Laura: una entrevista a Dúo

Ascenso con Paracaídas


En el año 2004, Alejandro Rivas y María Laura Bustamante se conocieron en la universidad. Él estudiaba Comunicación Audiovisual, ella, Artes Escénicas. Hacerse amigos y empezar a hacer música juntos fue prácticamente lo mismo. Sin nombre aún, el naciente dúo empezó interpretando covers. Café Tacuba, Beach Boys, The Who, The Beatles o Luis Alberto Spinetta se turnaban en las cuerdas de sus gargantas y en las de sus guitarras. De ahí hasta su primer álbum, el exitoso “Paracaídas”, pasó… el tiempo que tenía que pasar. Así de zimple empieza esta historia.


z: Cuéntennos ¿De niños qué jugaban a ser de grandes? A ver, tú Alejandro…
A:  (Risas) ¿Qué jugaba ser de grande? Yo jugaba a ser un superhéroe, o un astronauta… con mi hermana imaginábamos una casa embrujada y cosas así, jugaba mucho con mis primas… yo no tengo muchos primos entonces tenía que “feminizar” un poco los juegos (risas) no podía jugar a la guerrita, no podía jugar con mis G.I. Joe… tenía que jugar con las Barbies de mi hermana…

z: Quizás eso te dio un toque de sensibilidad extra que necesita un músico…
A: Ahora que lo pienso, sí claro (risas).


z: ¿Y tú María Laura, qué jugabas…?
M L: (Piensa) Yo jugaba mucho con la ficción, escribía cuentos, escribía las tres primeras líneas con mala ortografía cuando recién comenzaba a escribir y arriba hacía el dibujito del cuento… después también cuando con la grabadora de la chamba de mi papá empecé a hacer telenovelas,  a grabar historias de ficción con mi hermana, la ponía a actuar… siempre me gustó eso, contar historias de terror con mis amigos.
A: Somos de la época del cassette, yo hacia mi programa de radio en el cassette.


z: Al fin y al cabo un compositor cuenta historias y tú ya lo hacías de niña…
M L: Claro, a mí siempre me ha gustado eso, por un lado la música y por otro lado escribir cuentos, poemas y creo que por ahí también de repente la música me engancha por ese lado.


z: Y a medida que iban creciendo, ¿En qué momento sintieron que la música se hacía algo más fuerte en la vida de ambos?
A: Para mí la música siempre fue importante, yo tocaba cello de chico, desde los 5 hasta los 12, y de ahí toque guitarra desde los 15 hasta ahora que tengo 27. Pero lo que sí me pasó es como que la música se hizo muy natural en mí, por ejemplo yo nunca canté sino que empecé a cantar recién a los 15 que empecé a agarrar la guitarra y era muy tímido, pero en casa con mis padres siempre se respiró música, mis papás cantaban, mi hermana toca violín, siempre la música fue algo muy natural.


z: ¿Recuerdas la primera canción que sacaste con la guitarra?
A: Me acuerdo más de las que nunca saqué (risas). En mi época todo el mundo estaba sacando canciones de Nirvana… la gente sacaba (tararea “Come as you are”), todo el mundo empieza a sacar canciones famosas en guitarra  y eso que a mí me sonaba mal decía: “¿Para qué voy a sacar esto si Kurt Cobain la toca mejor que yo?”,  entonces lo que yo hice desde el inicio fue tratar de inventarme melodías, y recuerdo que no era muy popular entre los guitarristas que sacaban el riff de canciones de Jimmy Hendrix… yo hacía cualquier otra cosa (risas) pero esa fue mi forma de acercarme al instrumento y fue mi primer chip para empezar a componer, no copiar a nadie sino tratar de crear mi propio asunto con lo poco que podía hacer.


z: ¿Y tú María Laura, qué tan bien te llevabas con los covers, de chica?
M L: (Recuerda) Mi papá era el que me enseñaba algunas canciones y me encantaba eso. La primera vez que canté una canción ante un público fue una de Carole King que me enseñó mi papá, “You've got a friend”, tenía 6 años… después a los 10 u 11 años empezaron mis primeros intentos de componer con la guitarra y componía con la imagen de mi papá que también componía y tocaba guitarra, y él tenía un repertorio serio y un repertorio chistoso (risas). Yo empecé a componer canciones como chiste, cosas divertidas… quizás un poco tontas… canciones que las he guardado, las he escondido y las he botado jejeje.


z: Ahora entiendo un poco el tema del humor que está muy presente dentro de sus discos… ¿Qué tan importante es ese tema en su música?
A: Es importante claro, no sé si es algo siempre conciente…
M L: … depende mucho de la canción… (Piensa) Así como hay películas de drama y otras de comedia… en el ser humano están ambas presentes, depende mucho del estado de ánimo o de la melodía que esté saliendo en el piano o en la guitarra…
A: … nos divierten mucho las contradicciones  yo siento, más que como el sentido del humor es ir como contarte un chiste porque ni yo ni María Laura sabemos contar chistes, por ejemplo no somos muy buenos en eso pero siento que el absurdo es bonito, por ejemplo en el título de una canción: “Fiesta para los muertos”…
M L: … o por ejemplo “El Pez Cachetón de China” tiene sus cosas graciosas… pero dentro de todo yo siento que es medio trágica, porque finalmente no tiene la resolución convencional del protagonista discriminado que se vuelve héroe…
A: … hay esa tragedia pero hay un ojo un poquito más ácido en se sentido


z: Mucho de eso se oye en su segundo disco “Fiesta para los muertos”.
A: Se intentó conscientemente alejar lo naif del primer disco, “Paracaídas”, alejar a lo absurdo, que creo es un punto muy sutil igual.


 

z: ¿Y no lo sienten muy arriesgado para una escena limeña en la cual por lo general se mueven bandas más pegadas al pop más convencional y serio?
M L: Es que creo que nosotros nunca pensamos en si va a funcionar o no (risas). Incluso cuando hicimos la canción del “Pez cachetón…” la hicimos como un juego y al final dijimos: “¿Oye… al final esto va a ir a nuestro disco?”, pero es que es parte de lo que hemos compuesto en esta época así que va pues… y si funciona va pues… y si no, pues también… (Piensa) porque finalmente en un país en donde no hay industria musical, en donde hay muchos artistas independientes no hay una productora que nos diga: “Esto va, esto no va… esto tendrá éxito o no” (risas) sino simplemente hacemos las cosas y vemos si a la gente le gusta.


z: Digamos que es una de las “cosas buenas” que ha traído este nuevo sistema de producir música. Hace unos 20 o 30 años el músico estaba supeditado a lo que decían las transnacionales para editar discos, ahora hay mucha más libertad para la creación…
A: Si claro, igual yo puedo pecar de ignorante en ese sentido porque no conozco tanto, pero sí tengo la impresión por lo poco que he investigado al respecto que en realidad industria musical acá nunca hubo realmente, si hubo disqueras grandes… pero más por nombres, en general creo que en la historia de la música Rock & Pop hecho en el Perú en los últimos 30 años, digamos siento que siempre ha habido mucha libertad… pues como nunca hubo esa expectativa de “vamos a hacernos millonarios con esto” (risas) creo que eso ha sido bueno para la escena porque el artista, nos incluimos y a varios amigos artistas que están haciendo música hoy en día, no estamos mirando hacia el éxito convencional de ese tipo…
M L: …por otro lado yo siento que de repente lo que sí pasa mucho en el Perú es que se quieren importar referentes, como por ejemplo “Ah Shakira tuvo éxito… seamos como ella… o Radiohead tuvo éxito en ese público y yo quiero ser la versión peruana de ese grupo”. Nosotros  creo que nunca tuvimos esa visión sino que seamos lo que somos, que salga una cosa natural que corresponda a lo que corresponda como personas…
A: … recuerdo que una vez que fuimos a Arequipa nos encontramos con el manager del Kurt Cobain peruano… estábamos tocando en un bar allá como buscando publico nuevo y el pata se presentó diciendo: “¿Sabes quién soy yo?”, y yo “Pues no” (risas). Y dice: “Soy el manager de Kurt Cobain”, y yo le digo: “Ah mira… no sabía que después de estar muerto todavía Cobain necesitaba un manager” (risas). Cuando empiezo a tocar el tipo más irrespetuoso me señala y dice: “Luis Alberto Spinetta”, y yo me hice el loco y seguí tocando. En eso María Laura empieza a tocar una canción sola con piano y le dijo: “Natalia Lafourcade”…
M L: … el señor trataba de buscar el referente directo para ver con quién nos podía asociar o a quien podíamos imitar para obtener éxito…
A: … y de hecho cuando escuchamos eso nos asustamos y dijimos: “¡No!, no somos ni uno de esos, somos nosotros” y creo que por eso no hemos entrado a ninguna banda de tributo y los covers que hemos hecho hemos tratado de que sean versiones muy distintas a la original, porque para mí viene conscientemente mi experiencia con la guitarra: “Para qué voy a tocar exactamente lo mismo que el tipo pero mal tocado, prefiero tocar otra cosa”.


z: Pero es inevitable que el músico siempre tenga influencias, uno crece escuchando música y tiene sus héroes e influyen mucho al momento de componer… hasta de cantar.
M L: De todas formas. Escribir canciones también es tomar de aquí y de allá, de las cosas que has escuchado, a veces de manera consiente y otras de maneras inconsciente. Justo ayer estábamos escribiendo una canción para una obra de teatro que vamos a empezar a trabajar, y ya sabíamos de qué se trataba, y los personajes, y comenzamos diciendo: “Ah ya… como somos dos los que estamos componiendo, compartimos referentes también y por qué no hacemos una canción que tenga una introducción tipo Ella FiztgeraldyLouisAmstrong  en “Call the whole thing off”, no para copiarnos los acordes sino la sonoridad, la onda…
A: … pero eso nos pasa más cuando hacemos música por encargo, tipo un ejercicio. Generalmente cuando componemos una canción utilizamos más referencias para que el otro entienda más o menos a lo que nos referimos, pero creo que lo bonito de componer es que vas descubriendo el camino propio, en mi caso por ejemplo yo no sé si tengo las referencias tan puntuales pero sí sé que tengo grandes influencias en mi propia escuela musical como autodidacta… por ejemplo yo aprendí a cantar escuchando a Spinetta, aprendí a tocar guitarra escuchando a Nick Drake… tengo algunas cosas así.


z: Por lo general un músico se enamora de alguien ajeno a la música, le compone canciones… la novia se encandila y agradece el gesto… pero ustedes son compositores ¿No les ha ocurrido por ejemplo que, Alejandro, le compones una canción dedicada a María Laura, o viceversa, y la persona homenajeada termina diciendo: “Mira está bonita la canción pero en esa estrofa le hubieras quitado esto y le hubieras agregado aquello”?
A: (Risas de ambos) Nos pasa todo el día…
M L: …en cuestión de escribir una canción de regalo para el otro creo que eso pasó en nuestro primer disco. Era una etapa nuestra de estar conociéndonos, nuestro primer aniversario, Alejandro me compuso una canción como regalo de aniversario o él se fue de viaje y yo le compuse una canción y pasaban ese tipo de cosas. En el primer disco (“Paracaídas”, 2011) son canciones que ni siquiera sabíamos que iban a acabar en un disco, eran cosas más personales.


z: Creo que es sano y correcto en un compositor escribir sobre lo que siente, lo que vive en el momento…
A: Ese momento fue particular, recién empezábamos a conocernos, yo no sé si es como: “Estoy feliz y hago una canción feliz”, no sé si es tan directo, yo creo que la inspiración  está sobrevalorada, a mí me gusta pensar que uno como descubre una canción es un artesano de canciones, va encontrando este sitio este otro y creo que las canciones vienen más de afuera que de adentro, no decir que no hay nada adentro… hay un montón adentro pero creo que lo que las define es cómo conversan con otras canciones, es como la literatura, cuya definición es hacer conversación con otro libro, siempre estas a referencia a lo que ya existe. Eso genera menos presión, sino cómo viviría el artista…
M L: …tienes que vivir como en conflicto todo el tiempo.


z: Pero pasa mucho en los escritores que terminan una obra y la leen y la reescriben, y luego no se quedan muy satisfechos y la vuelven a reescribir sin sentirse totalmente satisfechos del resultado final…
A: Claro… somos muy perfeccionistas en ese sentido… hasta enfermitos en ese sentido (risas) pero sabemos al final que cuando la canción sale ya no nos pertenece, hay gente que todavía nos escribe hablándonos de una canción que escribimos hace 5 años, “Abre los ojos”, y nos dicen: “Esa canción significa tal cosa para mi”, y yo bacán que diga eso, pues la canción tiene otra personalidad, la compusimos pensando en otra cosa.


z: Y así como una pareja se reparte las labores de casa, ¿Cómo se reparten ustedes las labores musicales a la hora de trabajar?
M L: (Pensando) Eso va variando, así como cada proceso de composición es distinto, los roles en cada canción va cambiando, de hecho cada uno tiene herramientas diferentes, por ejemplo Alejandro toca mucha más guitarra que yo, ahora ultimo yo estoy componiendo más con el piano entonces cada instrumento tiene una forma distinta, ahora componemos juntos para la obra de teatro y para una película, y normalmente Alejandro propone más la parte armónica aunque yo también friego ahí… le digo: “No… ese acorde no”..
A: No… eso es mentira (risas) yo propongo una melodía, tu propones otra…
M L: (Risas) En realidad todo va muy simultáneo, va de la mano.
A: Va de la mano generalmente cuando es un trabajo más por encargo, lo que no ocurre cuando es un trabajo más personal, por ejemplo yo le quise componer una canción a mi abuela, entonces es mi canción y María Laura mete cuchara después o María Laura escribe sobre un proceso en especial, escribe “La Jaula” que está en nuestro segundo disco y es más suya y yo me meto después.
M L: Alejandro va más al rol de productor musical, ver un tema de texturas.
A: Cada uno asume roles, digamos que yo soy más impulsivo, más abstracto no me importa mucho si esta palabra no cuadra bien con esta palabra pero a mí me suena bien, en cambio María Laura es más racional en eso y en medio de eso nos complementamos.


z: Escuché hace poco una versión muy bonita de “El tamalito”, ¿Cómo va la relación de ambos con la música peruana?
M L: A mí me encanta la música peruana, la música tradicional, la música criolla, la música afroperuana, el folclor, es un mundo tan grande que me gustaría conocer más, es muy emotivo.


z: ¿Chabuca?
M L: Uff… a mí me encanta Chabuca, no sé si alguien la ha superado como compositora…
A: …o a mí me gusta Giovanna Núñez…
M L: …Giovanna Núñez, “La lá” es su proyecto y siento que es una especie de secuela de Chabuca… que podría ser la nueva Chabuca Granda


z: La buscaré en Internet antes de irme a dormir entonces… ¿Cómo les va con las etiquetas que la industria o la prensa suele calificar a una banda?
A: A mí algo que no me gusta mucho, por ejemplo, es eso de diferenciar y es lo que intentamos en el segundo disco… si a nosotros nos dicen que somos un dúo de rock, pues no están tan acertados, pero entramos más al rock que a la música popular… el término que se usa para hablar de música más folclórica, más tradicional es de música popular cuando en realidad la música popular refiere a toda la música que la gente está escuchando.


z: ¿Les gusta el sello de “dúo indie folk”?
A: Mira es un sello, no me vuelve loco (risas).
M L: Es bueno que haya una corriente nueva y que nos agrupemos con otros músicos peruanos que están compartiendo con nosotros algunas cosas y que esto crezca y que más gente escuche lo que hacemos. Por ejemplo en Chile, si tu buscas en el Spotify música latinoamericana y encuentras indie folk chileno entonces tú ves que hay varias bandas que se han asociado y han iniciado una movida que beneficia en lo comercial a todos
A: Yo  creo que está empezando esa escena como alternativa…  pero en realidad en géneros sabemos que va a seguir sonando, por ejemplo el tercer disco por ahí suena distinto porque el segundo es bastante distinto al primero y todo bien, hay que evolucionar…


z: Personalmente yo encontré muy saludable que entre a la radio una canción tan fresca como “Puedo estar sin ti” ¿Qué sintieron cuando escucharon la canción por primera vez en la radio?
A: Nos volvimos locos, le subimos el volumen a la radio, bajamos las ventanas (risas) … fue muy bonito
M L: Por cuatro días lo único que hacíamos era buscarnos en la radio (risas)


z: La canción es muy bonita y debo confesarles que el “tucutin tucutin” de la canción es una de las cosas más adictivas que he escuchado en los últimos meses…
M L: (Risas de ambos) Recuerdo que cuando nos llamaron de la radio como para ver si entraba una canción a la radio le dimos una reescuchada al disco que no escuchábamos desde hacía tiempo, estábamos entre “Puedo estar sin ti”, “Estos días” y “Luna extraña” y al final nos decidimos por la primera en realidad por el video clip, video que pegó mucho por la parte visual y porque te cuenta una historia alternativa y divertida, la gente se engancho a la historia, y nos dijimos que si la gente la escucha en la radio y la busca en internet, pues que encuentre su video.


z: Eso da pie a comentar que ya ha cambiado mucho el sistema en el cual el oyente puede acercarse a la música. En mis épocas tenía que prender la radio y enterarme de qué música estaba de moda, ahora uno entra a la red y puede buscar y buscar por todos lados…
A: Ahora el oyente es como muy ecléctico, agarra su iPod y tiene de todo… reggaetón o Mozart (risas).


z: Y cuéntenme cómo fue el acercamiento con músicos tan reconocidos como Susana Baca o Kevin Johansen, artistas además que han participado en su último disco.
A: Conocimos a Kevin Johansen hace 3 años cuando fuimos a su concierto aquí en Lima en el 2011 y él es muy amigo de nuestro productor musical Matías Cella, él produjo los dos discos y por él nos acercamos y ahora tratamos de ir mínimo una vez al año a Buenos Aires, siempre nos encontramos con él, aparte que lo admiramos como músico como persona es muy sencillo, así con esa sencillez queríamos invitarlo a cantar en un tema y dijo: “Claro no tienes que preguntar”, y se acercó al estudio y comimos pizza y empanadas con él (risas)
M L: Y bueno con Susana lo que pasó es que la conocimos por suerte… no la conocíamos antes de grabar el segundo disco… la conocíamos de nombre, de música… nos encontramos en un estudio, algo que fue increíble y le mostramos la canción “Jaula” que pensábamos que sería increíble que ella grabe y felizmente le gustó, en realidad no grabamos el tema juntas, yo lo grabe primero, luego se lo pasé, ella lo grabó en su estudio a las 3 de la mañana que es la hora en que graba cuando no hay tráfico y nada… cuando lo escuchamos fue increíble. Lloramos, y después yo volví a grabar la voz para tener un poco el feeling de ella, acoplarme mejor a la interpretación.


z: Tu timbre es muy especial… mucha gente piensa que al momento de cantar mientras más fuerte botas la voz es mejor…
A: Nosotros somos de la teoría que los cantantes que nos gustan parece que hablan, tipo Nick Drake, Spinetta que tiene un timbre raro en este caso, Rufus Wainright que tiene la voz como un chelo pero no es grande…
M L: … Chabuca por ejemplo, no solo como compositora sino también como intérprete, no tiene un registro vocal enorme pero interpreta un montón y tiene una sutileza…
A: Las sutilezas que buscamos están más en la interpretación, en el “qué está diciendo” más que en el “voy a tocar esta nota muy fuerte”, como los que salen en American Idols… una cosa a la que tenemos cierta aversión (risas)
M L: Cuando hay mucha técnica a veces caes en el tema de lucir más la voz que en comunicar algo, yo estudié teatro y Alejandro también…
A: Yo estudié Audiovisual que es más cine, por eso nuestra sensibilidad va más por otro lado.
M L: Interpretar una canción es como interpretar un monólogo, como hacer una escena, encontrarle el significado a cada palabra de la canción…
A: … y eso en todo, también en el instrumento, ni María Laura ni yo somos virtuosos con nuestros instrumentos… por ejemplo el guitarrista que más admiro no es Satriani que tiene mucha destreza y velocidad, sino admiro mucho más a Nick Drake que todo es acústico, con una afinación rara, la rítmica que hace es muy buena y sutil… no está llamando la atención sobre sí mismo.


z: El tema de las colaboraciones despierta siempre mucho interés en los fans… ¿Con qué músico les gustaría trabajar?
A: (Risas) Con tantos… (piensa) igual nunca va a pasar (risas), por ejemplo con Rufus Wainright me volvería loco… diría: “No es posible que esté ocurriendo esto”, y si puedo disparar más arriba si hago algo algún día con Paul Mc Cartney me pego un tiro… (risas) y si no es él no me importa.. tráiganme a Ringo, igual me vuelvo loco (risas)


z: ¿Fueron al concierto que dio Mc Cartney en Lima?
A: Fuimos a los dos conciertos… la primera vez fue algo más raro, fue como una experiencia a lo “no puedo creer lo que estoy viendo”, en la segunda como que ya nos la creímos y pudimos disfrutar más los detalles.


z: Cuéntennos que proyectos tienen… escuché que están haciendo algo para una obra de teatro… por ahí también acerca de una película…
M L: El director del video “Puedo estar sin ti”, Brian Jacobs, va a hacer su primera película… pero no podemos hablar mucho del proyecto a pedido de él, pero en la película van a haber muchas canciones y todas las canciones van a estar compuestas por nosotros.


z:¿Y qué tal el tema de participar en un soundtrack? A muchos músicos les entusiasma esa idea.
A: Nos encanta…
M L: … como a ambos nos encanta el cine y el teatro, escribir para personajes que ya están conceptualizados es bacán, sobre todo el hecho de que las canciones no las vamos a cantar nosotros sino los actores, y ellos le darán su propia interpretación…
A: … componiendo pensando en otros timbres de voz, por ejemplo yo puedo hacer de tal nota a tal, pero quizás este actor tiene un registro menos amplio, y tener esos límites es bacán porque compones de otra forma.


z: Y para terminar un pequeño juego: Alejandro ¿Qué cantante le fascina a María Laura que tú digas: “Como es posible que le guste esto?
A: De hecho que eso existe… ¿Cómo se llama ese grupo que hace un cover horrible de otro cover de los Beatles? The Carpenters… (risas) yo no aguanto a los Carpenters… tienen un sonido muy feo, la chica canta muy bien pero ese sonido de pop de los 70’s no lo aguanto… jeje.


z: María Laura, te pregunto lo mismo…
M L: (Risas) Entiendo porque le gusta a Alejandro pero yo no disfruto… me puedo ir de viaje de Lima a Huancayo pero yo no podría escuchar a Steve Wonder y Prince.


z: Alejandro ¿Qué es lo que hace inmensamente feliz a María Laura?
A: Que yo tienda la cama (risas)… que ella se despierte, se vaya a bañar y regrese y encuentre la cama tendida… a veces me animo (risas).
M L: En cambio lo que hace muy feliz a Alejandro es salir a comer…
A: … me encanta la comida
M L: Le digo: “Ya vamos a comer suchi”, y pone su sonrisa de oreja a oreja.


z: Finalizando… Alejandro dime 3 palabras que definan a María Laura…
A: (Piensa mucho) Práctica, talentosa (suena a cliché), e hipersensible.
M L: Alejandro es curioso (piensa mucho)… es feliz (risas), más que feliz es muy juguetón… ¡Ay… no sé… (Risas) me quedo en dos.


z: Chicos, gracias por la entrevista para zimple, la revista online del CCV. Algunas palabras finales para todos sus seguidores…
M L: Agradecer por la entrevista, la pasamos muy bien. Y queremos invitarlos también a la Feria del Hogar este lunes 4 de agosto a las 5 de la tarde, esa misma fecha será el lanzamiento de nuestro nuevo video clip de la canción “Nadie puede amar a un fantasma”.
A: Nos estamos yendo a Colombia en septiembre a dos festivales ahí, tenemos un festival en Estados Unidos en noviembre, y en octubre estamos planeado hacer un pequeño tour en provincias. ¡Muchas gracias por la entrevista!