El recorrido musical de Marco Romero

¡Para ponerle Marco…!

“Yo crezco escuchando música criolla, pero no familiarizándome directamente, la escuchaba porque estaba en mi casa, pero no era un género que yo difundiera, que yo comprara, que yo escuchara todo el tiempo, pero estaba en la casa de mi abuela, estaba en el carro de mi papá, estaba en mi casa desde temprano con Radio Victoria y otro tipo de radios con la hora y las noticias, después era boleros y música criolla, entonces yo vengo naturalmente escuchando a los 14 y 15 años rock… y me encantó, así empecé a tocar batería y a escuchar música de Soda Stereo, G.I.T., de los Enanitos Verdes, era el género que me encantaba y disfrutaba”. Ese fue el inicio musical de nuestro hoy renombrado cantante criollo Marco Romero. Un comienzo “algo” distinto a lo que terminó por hacerlo tan conocido. “Pero cuando dejo de hacer el género rock, la posibilidad que se abrió fue hacer música criolla y no me di cuenta que también la tenía impregnada conmigo porque había vivido alrededor de ella todo el tiempo y la reconocía como mía, porque cuando soltaban alguna parte de alguna canción resulta que la sabia, la reconocía, la podía cantar sin ningún problema”. Así son los vaivenes del arte. Así es la vida de Marco Romero, contada de manera zimple.


z: ¿Qué recuerdas de niño de la esquina de tu barrio?
MR: En la esquina de mi barrio yo todavía llegué a ver a los vendedores de “revolución caliente” y esa escena la tengo clara porque pasaban justamente al frente de la casa de mi abuela a eso de las 7 de la noche, y pasaban con un farolito y vendían revolución caliente, eso claro en parte de la onda cultural; pero después en la esquina de mi barrio recuerdo a mis amigos tirando globos de agua en el verano a todos los buses que pasaban, no nos importaba mucho si era marzo o enero… nada que solo era en época de carnavales, después haciendo huecos en las veredas para jugar a las canicas, después jugábamos canga, componía también… en esa época le hice un vals al Rimac, mi esquina ha sido muy rica en diferentes cosas, ha tenido mucha palomillada, ha tenido mucha calle, mucha bulla, en las madrugadas jugábamos fulbito… a las 2 de la mañana nos poníamos a jugar pelota en plena calle… ha habido mucha locura desde muy chico.


z: Esas esquinas que ya no se ven mucho hoy en día con esto de la tecnología.
MR: Si pues, la infancia ha cambiado, ha perdido un poco más de enlace y comunicación, se está convirtiendo en un estado más personal o unipersonal en el cual te aíslas con un aparato digital y no haces un juego con los demás… bueno, juegas en red por la internet, pero antes te correteaban en la esquina, jugabas a la chapada o a las escondidas y era mucho más divertido. Yo creo que hoy todavía hay espacios en donde se mantiene eso pero cada vez son menos, hoy la posibilidad de que los niños tengan una esquina sana es complicado también, porque salir a la calle es enfrentarte con delincuencia, drogadicción,  enfrentarte con malos hábitos, los padres prefieren que los hijos estén en casa o reunidos con amigos  de su propio entorno familiar.


z: Creciste escuchando mucha música criolla gracias a tus padres, sin embargo tus primeras experiencias musicales van por el lado del rock. ¿Qué recuerdas de esa etapa?
MR: Yo crezco escuchando música criolla, pero no familiarizándome directamente, la escuchaba porque estaba en mi casa, pero no era un género que yo difundiera, que yo comprara, que yo escuchara todo el tiempo, pero estaba en la casa de mi abuela, estaba en el carro de mi papá, estaba en mi casa desde temprano con Radio Victoria y otro tipo de radios con la hora y las noticias, después era boleros y música criolla, entonces yo vengo naturalmente escuchando a los 14 y 15 años rock… y me encantó, así empecé a tocar batería y a escuchar música de Soda Stereo, G.I.T., de los Enanitos Verdes, era el género que me encantaba y disfrutaba; pero cuando dejo de hacerlo, la posibilidad que se abrió fue hacer música criolla y no me di cuenta que también la tenía impregnada conmigo porque había vivido alrededor de ella todo el tiempo y la reconocía como mía, porque cuando soltaban alguna parte de alguna canción resulta que la sabia, la reconocía, la podía cantar sin ningún problema.


z: ¿Cómo fue el proceso de tu cambio hacia la música criolla?, ¿No dijiste en algún momento: “Debería seguir con el rock o cambiarme a salsa que son mas populares”?
MR: (Piensa) Es que no son (el rock o la salsa), más populares que la música peruana, esa es una versión equivocada, no hay peruano al que no le guste la música criolla, no hay peruano al que no le guste algún vals… que no disfrute de la música criolla, no hay peruano en la sierra que no disfrute de un huayno o de un huaylas, y en la selva no hay quien disfrute de una pandillada… el tema está en el plano de comunicaciones, en el plano de comunicaciones la música criolla perdió un espacio y creo que hoy trata de recuperarlo con la música afroperuana, pero es un género tan popular como la salsa o el rock, lo que pasa es que tiene que volver a estar en los espacios más importantes de la comunicación, como la televisión o la radio, al pasar este fenómeno pudiera parecer que no es un género popular pero  sí lo es, lo que pasa es que tiene que volver a ratificarse y volver a sentirse la fuerza que tuvo en los años 70’s hasta principio de los 80’s.


z: Tuviste la dicha de ser convocado por Don Mario Cavagnaro para el proyecto “Avanzada Criolla”. Cuéntanos un poco de esa experiencia.
MR: A don Mario lo conozco en un concurso de televisión en donde llego a la final y lo gano, y en esa final Don Mario me convoca a mí y a todo el grupo a formar parte de Avanzada criolla, una agrupación que se venía formando con gente ya consagrada que buscaba incorporar a la juventud a este espacio criollo. Nos invitó como grupo y luego don Mario me dijo que lo mejor era que yo me quede como solista (risas), y él fue un poco el que impulsó mi carrera, en el grupo en realidad ninguno de ellos quería dedicarse a la música, pero yo sí, entonces lo mejor era que me quede como solista en Avanzada criolla y trabaje con él 3 años hasta que Don Mario fallece y cuando eso ocurre yo decido continuar con mi carrera y dedicarme a la música, vivir de la música, dejar mi trabajo en el banco, terminar mi carrera en la universidad y vivir… feliz, vivir feliz con lo que hago.


z: ¿Qué recuerdas de don Mario Cavagnaro?
MR: (Recuerda) Todo… don Mario era un genio, era un tipo que te daba la oportunidad de que aprendas al lado de él, no era un tipo egoísta, era alguien que te abría la puerta al conocimiento, que te abría la puerta para que tu conozcas más de lo que él ya sabía. Un sabio… esos tipos que tienen una sabiduría diferente, una genialidad distinta hasta en el espectáculo… en el espectáculo tenía mucha chispa, armaba tan bien los shows y eso me quedó como ejemplo, por eso yo siempre estoy en la producción del armazón de mis espectáculos, porque me quedó claro que un show no es improvisado, que un show esta armado justamente para que cada secuencia tenga un efecto en la gente, y eso es lo que armaba don Mario Cavagnaro, armaba unos espectáculos que tú ya sabias o él ya sabía qué iba a pasar en cada cosa y era imposible que no suceda… (recuerda nostálgico) era un Maestro.


z: ¿Y como compositor… qué puedes destacar?
MR: Genialidades… imagínate, él estaba en un tema romántico en la música romántica primero como se hacía el vals, un vals melódico… lento, y de pronto crea una posibilidad de armar un vals con replana y arma un vals como “Carretas aquí es el tono”, o “Yo la quería Patita”, o “Afáname este estofao”, que son valses con la jerga del momento, y al contener eso fue satanizado por mucha gente, pero de pronto fue reconocido genialmente por el pueblo y al final mira lo que pasó, se convirtió en un vértice diferente de la música criolla que se vivía por ese entonces, y se convierte en una raya al costado de lo que ya se venía haciendo, totalmente exitoso.


z: En el año 2000 dejas tu trabajo en una entidad financiera para lanzarte al ruedo musical, ¿Lo pensaste mucho?
MR: No lo pensé nada… yo ya quería retirarme hace rato de la universidad, es más no quería terminar la universidad, quería dejar el banco donde trabajaba… y don Mario era una de esas personas que me decía no lo hagas, no es el momento, todavía… un tipo curioso, un tipo inteligente… yo en ese momento era un jovencillo con mucha ansiedad de querer triunfar, pero que no es fácil, hay que hacer una carrera y no es nada sencillo…


z: ¿Cómo fueron esos primeros años?
MR: Complicados… pero a la vez de complicados también con muchas ganas de probar, de intentar, de no cansarme. En esa búsqueda, en ese intento de no cansarme pasaron muchas cosas: ingresar a una peña, cantar por primera vez en una peña… al día siguiente lloré porque eran sueños que tenía y que ya estaban pasando, dejé al banco, me enfrente un poco con mi familia en ese momento… hoy son hinchas de mi música y caminan contentos con todo lo que hago, pero era buscar mi felicidad… y yo sentía que mi felicidad estaba con la música, yo no concibo el hecho de vivir infeliz haciendo algo que no me gusta, por más que te vaya económicamente muy bien, yo afortunadamente puedo vivir de la música y soy feliz a la vez, entonces si bien fueron esos primeros años complicados hoy no me arrepiento de ninguno, vivo tranquilo con lo que he hecho y sigo buscando alternativas para llegar al éxito absoluto que es el que percibo… poder llegar y pasar las barreras del mundo internacional… que otra gente conozca mi música y que mis canciones estén por otros lados.


z: Siempre he sentido cierto pesimismo cuando se habla de la música peruana, vengo escuchando cosas como “la música peruana está muriendo” desde que era niño. Tú que estas metido en el barrio del movimiento, ¿Qué tan cierto es eso?
MR: Es una falacia mental, es una locura que se les ocurrió a algunos decir y ya está. Son tonteras, la música criolla no ha muerto, la música criolla continúa, hay espacios que, si bien es cierto no son tan grandes, son espacios para cultivar la música tradicional como lo son los centros musicales… que no son muchos, pero por ejemplo hay espacios comerciales como las peñas donde entran 1500 personas cada día… viernes y sábado, ¿Que no hay muchas?… seguro que no hay muchas, pero en el cono norte hay, en el cono sur también, que hay espacios más pequeños sí hay, en todos lados hay espacios pequeños para difundir música criolla, el día en que la música criolla esté muriendo es porque no hay ninguno de esos espacios, primero, segundo porque ya no hay artistas, porque todos se murieron y nadie de los jóvenes quiere hacer música criolla, algo totalmente errado porque hoy hay muchísima gente joven que está haciendo música criolla, por mencionarte algunos como Fiesta Negra, Tito Manrique y Cosa Nuestra, Michael Abanto, Katherine Cuadros, Anette Saavedra… hay muchísimos jóvenes que están haciendo música criolla.


z: Ciertamente aparecen nuevas voces que llegan a reforzar nuestra música criolla, pero por lo general llegan interpretando canciones ya conocidas del cancionero nacional. ¿Cómo vamos con el tema de nuevas composiciones?
MR: Yo lo veo bien, pero justamente hay que cambiar un poco el pensamiento, ¿Hay que cambiar? Sí hay que cambiar, ¿Hay que reestructurar?, claro que sí, ¿Hay que hacer una nueva historia de la música criolla? Hay que hacerla, porque ya está hecha la que todos conocemos…


z: Se oyen nuevas voces, en los programas de música criolla descubres voces preciosas…
MR: … pero cantando lo mismo…


z: Sería bueno que esa nueva gente entrara con canciones inéditas, con nuevos valses o fusiones que nutran el género… que se vea que hay una nueva ola de música peruana…
MR: Yo estoy totalmente de acuerdo con lo que dices y en ese trabajo estoy desde mi humilde esquina, con este disco, “Esquina Perú”, que si contiene valses tradicionales y conocidos pero que también hay una propuesta de canciones nuevas… porque es la idea que la gente pueda tener nuevas cosas, nueva música y ojala que los chicos comiencen a tener nuevas canciones, nuevas propuestas, que puedan ingresar con un estilo propio y con una canción que los identifique.


z: Y ya que hablamos de composiciones, ¿Cuál es la composición tuya que consideras te ha traído mayores satisfacciones?
MR: Bueno digamos que “Y ahora báilalo”, es un festejo que lo graba Cecilia Barraza y que lo toca hasta hoy en todos sus espectáculos, empezando todos sus shows con esa canción, “Me voy pa´Chincha” es un tema que se toca en todo el sur del Perú, es otro festejo… y la canción que le hice a la selección… que es una canción corta, de corto tiempo que solo se usa en el tema de las Eliminatorias, tuvo mucha rotación en los medios.


z: Y viendo cómo está actualmente el fútbol peruano… ¿Sigues creyendo en la selección?
MR: Yo creo en todo el que lleve la camiseta del Perú puesta, las circunstancias a veces no se dan,  pero yo no creo que alguien se ponga la camiseta del Perú y simplemente no salga a jugar, no salga a romperse, algunos tal vez no, pero yo creo que el equipo como conjunto sí, y también creo que todos debemos empujar al éxito de cualquier persona, sea lo que sea que haga que defienda los colores de nuestro país.


z: Y ya que hablamos de creer y en querer en lo nuestro, cuando era muy niño recuerdo que mucha gente quería irse del país, eran tiempos difíciles y no había mucha identidad o cariño por lo nuestro, ahora siento y veo mucha gente orgullosa del Perú, de nuestra historia, de nuestra comida, nuestra música no ha estado ajena a este furor patriótico. ¿Qué reflexión te trae eso?
MR: A mi trae una linda reflexión de que por fin estamos empezando a valorar lo bonito que es nuestro país, la linda cultura que tenemos, la comida tan sabrosa que tenemos y que hoy en día se ha hecho un gran trabajo con la comida y creo que ha sido un punto de partida para que nos reconozcamos como un país que tiene cosas lindas por mostrar y que tiene cosas lindas por reconocerse, simplemente cada uno debe asumir como patrón de vida, para el éxito no solo de nuestro país como país, sino como éxito en cada uno y de la familia, porque mientras más identidad tengamos mayores posibilidades de creernos exitosos desde muy pequeños tendremos, porque la identidad es lo que marca en realidad el éxito de cada persona con una visión de futuro, si tú no tienes identidad no tienes nada para poder sostener en realidad tu vida


z: Después de ver el Documental “Sigo Siendo”, me di cuenta de que hay mucho que explotar en nuestra música, hay cosas maravillosas en la costa, en la sierra y en la selva…
MR: Hay muchos personajes que no son reconocidos y que es cuestión de investigar un poquito… (Reflexiona) Como patrón de conciencia, creo que la comida ha ayudado a que todos reconozcamos que en realidad somos un país con un privilegio absoluto.


z: Participaste y produjiste “Navidad Criolla” junto a grandes artistas. ¿En dónde te sientes más cómodo, cantando o detrás de los micrófonos como productor?
MR: Mira… me encanta la producción y cantar es una posibilidad de encontrarme con mi ser absoluto, yo cantando en un escenario soy plenamente feliz, pero no puedo negar que el tema de la producción en estos últimos años me ha invadido también, no solo he hecho discografías sino varios eventos a niveles corporativos y he producido en espacios y con gente importante, entonces la producción es algo en lo cual me sostengo para poder aprender cada vez más y desarrollar mi música y mi carrera, aparte trabajo con productores exitosos como Gonzalo Parro en una época, con Ivan Cock ahora que es productor y manager también de Gian Marco acá en Perú, entonces la producción me da mucha posibilidad de aprender más y que mi crecimiento sea mayor, eso me da mucha alegría.


z: Siempre he creído que a la par de buenos compositores y buenos músicos, también tiene que haber buenos productores para que una escena pueda destacar, porque justamente el productor es la persona que pule el sonido y le da ese peso de calidad que necesita un disco para ser considerado bueno. Cuéntanos, ¿Quién fue el productor de tu último disco “Esquina Perú”?, ¿Por qué lo escogiste y qué tanto ha influenciado su trabajo en el resultado final?
MR: Mira yo elijo como productor musical a Felipe Pumarada porque venía trabajando con él y veníamos congeniando en muchas ideas que los dos uníamos y que decíamos: “Oye… si estamos de acuerdo, esto va por acá, esto va por allá”. Yo siempre he sido muy productor de mis cosas, pero en esta oportunidad he dejado que Felipe fluya de acuerdo a algunas ideas y parámetros que teníamos pensado y estoy totalmente feliz con el resultado. Felipe es un tipo que ha sido dominado 2 veces al Grammy Latino, uno con un disco de Eva Ayllon y otro con un disco de Perú Negro, y una vez al Grammy gringo, entonces es un tipo que tiene un bagaje musical importante. Y la producción general de este proyecto es de Ivan Cock, quien para mí ha representado la posibilidad de crecer en mi carrera, y he encontrado un personaje que conocí hace tiempo cuando Gian Marco me invita a participar en el proyecto “Perú Vive”, proyecto que al final no se desarrolló y comenzamos a entablar una relación simpática y le conté mi proyecto de ahora, le encantó y decidimos trabajar y estamos trabajando ya hace muchos meses desde el lanzamiento del disco, y esperamos seguir y esperamos fluir para que esto continúe con toda la fuerza que queremos.


z: Te cuento que estaba escuchando de fondo el disco mientras elaboraba el cuestionario de preguntas, y me llamaron mucho la atención un par de temas: “Vagabundo”, el clásico cantinero de Ivan Cruz, y “Pecadora”, el éxito del grupo Néctar.
MR: “Pecadora” es una versión que yo quería hacer desde hace tiempo al igual que “Vagabundo”, ambas ya las venia tocando desde hace un tiempo en los shows y funcionaban muy bien. Con “Pecadora” agarramos la canción y dijimos: “Oye… si vamos a tocarla no vamos a tocarla en cumbia, pues ya hay un grupo que la hizo exitosa en ese género, hay que versionarla y hacerla en vals”, entonces hicimos una versión en vals y desde que la hemos puesto en el shows funciona super bien, la gente la canta, le gusta y como es una canción que ya conoces es mucho más digerible, entonces la ponemos como un nuevo vals.


z: Suena muy bien en vals, pareciera que fuera escrita originalmente en ese género.
MR: Lo que pasa es que Carlos Rincón, el compositor, cuando compone “Pecadora” es el primer tema de cumbia que él hace después de haber escrito muchos valses, entonces la melodía y la forma rítmica es un vals… me encanta. Y el tema “Vagabundo” es una canción que yo siempre la escuchaba con mi papá desde las mañanas en que escuchaba boleros hasta cuando me iba a Ica. En el carro de mi viejo escuchaba un montón de boleros cantineros y boleros mexicanos, y es una canción que me encantaba desde la introducción (tararea la intro)… justamente hoy ha venido el compositor Julio Carhuajulca, un peruano que ha vivido muchos años en Venezuela, Colombia y México y está encantado de la versión… yo estoy maravillado, me acabo de tomar una foto con él para las redes sociales, porque es un tipo humilde y me dice: “He escuchado muchas versiones de “Vagabundo” pero la que has hecho es la que actualmente debería sonar y estoy feliz”, y eso para mí es importante porque escuchar que un compositor se siente contento con la versión que uno hace quiere decir que la sentiste como él la compuso, entonces es muy lindo y “Vagabundo” es una canción que está en su género original pero con una fuerza de batería, guitarra eléctrica y un cantar distinto.


z: “Esquina Perú” es una producción muy grande, cuenta con un video muy bueno, ¿A dónde quisieras que llegara el disco?
MR: Mira, “Esquina Perú” es un proyecto que ha venido cultivándose durante 2 años y que hoy ya se ha manifestado con fuerza, la gente lo está aceptando bien, es un disco que viene madurándose poco a poco y que hoy creo que se encuentra en la posibilidad de pelear hasta una nominación al Grammy Latino. Hoy “Esquina Perú” se encuentra clasificado dentro de los discos que se encuentran esperando que se den las votaciones para poder estar como nominación al Grammy Latino, ojala porque está también el disco de Lucho Quequezana, está un disco que ha hecho Eva Ayllon con Albina, el disco “Cien años del Cóndor pasa” con Susana Baca y otros artistas, pero está compitiendo con estos discos importantes que ya para mí es un aplauso a lo que venimos trabajando. “Esquina Perú” también desarrolla un video con Silvia Cornejo y lo que intentamos también es pasar la frontera, intentar que nuestra música también se pueda escuchar fuera, no solo para peruanos sino para un público latino e internacional que esta ávido de escuchar cosas nuevas, que está listo para escuchar la música peruana y para recibirnos en el mundo entero y nada, hay que trabajar y en eso estamos, trabajar todo el tiempo para conseguir el éxito con el disco y que “Esquina Perú” pueda llegar a un sitio importante.


z: Cuéntanos un poco de tu experiencia con la radio. Actualmente eres conductor de “Súbele el Volumen”, creo que el nexo del músico con la radio es más fuerte que con la televisión, por ejemplo.
MR: La radio es un mundo que yo recién conozco. Hace un año que me proponen entrar aquí a Radio Nacional y yo estoy muy contento, me da la posibilidad de estar de 1 a 3 de la tarde todos los días en “Súbele el Volumen”, un programa que intenta justamente hacer esta mezcla de lo tradicional y de lo que ya suena, con grupos como Los Morochucos, Los Romanceros, Los Chamas, Lucha Reyes, el Zambo Cavero, Oscar Avilés, y juntarlos con grupos como los que te mencionaba: Fiesta Negra, Cosa Nuestra, Eduardo del Perú, Los Ardiles, Jorge Pardo, quien habla, e intentar que la gente conozca esta nueva vertiente que hay hoy en la música criolla y combinarla para que hagamos programas amenos, divertidos, con la historia con las canciones que ya están hechas e intentar abrir una nueva brecha para las nuevas canciones y los nuevos artistas. Eso es “Súbele el Volumen”.


z: ¿Qué es lo primero que se te viene a la mente si te menciono?...
Música… Vida
Marco Romero… Artista
Mario Cavagnaro… Maestro
Esquina Perú… Éxito
Súbele el Volumen… El día a día
Vals Favorito… “Historia de mi vida”
Familia… Todo
Televisión… Proyectos
Amor… Vida
Pepe Vásquez… Amigo


z: Muchas gracias Marco por tu tiempo… ¿Algo más que quisieras agregar?
MR: Agradecerte por la entrevista, saludar a toda la gente linda de la revista zimple, a los socios y amigos del Country Club de Villa, y aprovechando la oportunidad invitarlos al “Antica” de Barranco (Prolongación San Martin 201), todos los jueves de setiembre y todos los sábados de octubre desde las 9:30 pm en donde estaré presentando mi show.


z: Y como despedida, ¿Si viene un chico de 17 años a decirte “Mire Don Marco, a mí me gustaría hacer música peruana, pero todo el mundo me dice que eso es una pérdida de tiempo, que nadie escucha música peruana”, ¿Qué le aconsejarías?
MR: Que siga su sueño y que crea. Lo importante es creer, y creer en uno mismo y no dejarse influenciar por nadie. Y le mostraría la nueva música, lo llevaría a donde los nuevos artistas y le enseñaría todo el camino que hay que hacer, pero sobre todas las cosas le enseñaría a creer y a trabajar, porque no solo es tener sueños sino es trabajar día a día para que los sueños se vayan construyendo, en base a la dedicación, al esfuerzo y compromiso, porque si no tienes compromiso y no trabajas las cosas no vienen del aire, hay que trabajar, esto es una carrera como cualquier otra y hay que trabajar día a día.


Vals con aroma a Romero. Y Marco época.