Una aplicación detecta si se es adicto al móvil

SAN FRANCISCO, USA- Que no podemos salir de casa sin nuestro teléfono móvil es una realidad. La mayoría no reconocemos nuestra adicción a este aparato, pero cada vez son más habituales escenas en las que estamos más atentos del móvil que de hablar con el que tenemos en frente.
¿Cuántas veces sacas el móvil del bolsillo? Y es que este gesto se ha convertido en una manía y, ahora, una nueva App se encargará de contar por nosotros el número de veces que lo consultamos.
Se trata de Cheky, una aplicación que calcula el número de veces que hemos mirado el aparato. Da igual el motivo de la consulta –ya sea un WhatsApp, mirar el correo o simplemente consultar la hora–, la aplicación monitoriza la frecuencia con la que desbloqueamos y consultamos nuestro teléfono.
Los creadores de la aplicación son Calm. Sin embargo, esta idea no es nueva. Los desarrolladores de Moment ya andaban detrás de la idea pero, a diferencia de Checky, ésta indica el tiempo que pasamos mirando la pantalla.
Con esta nueva aplicación, sus creadores pretenden concienciar a la gente de lo enganchados que estamos al teléfono con el fin de disminuir el número de veces que lo consultamos, además de dar publicidad a Calm, una página de meditación y relajación.






Británico subasta a su hermana en eBay para encontrarle novio

Londres, Inglaterra- Kyle Maalen no podía soportar más los llantos de su hermana menor por sus continuas experiencias negativas en las relaciones sentimentales con los hombres, y para evitar esta situación decidió crear una subasta o remate en eBay, donde la persona que más pujara se llevaría una cita con Sammy.
El joven estableció como oferta mínima para pujar, 50 libras, una oferta en la que Sammy era descrita como una mujer de "sensual figura y actitud extrovertida que buscaba un chico honesto de 27 a 35 años de edad".
Kyle ha explicado que deseaba un "buen chico" para su hermana, que no sea un mantenido, que le trate bien y que la haga sentir plenamente realizada.
Pero muy realizada que digamos no se encontraba la propia Sammy cuando llegó a su poder, a través de una amiga cercana, la puja en la que su hermano la ofrecía a cualquier hombre como un simple electrodoméstico.
La reacción de la joven era de esperar y evidentemente estaba furiosa con la situación que se había dado, a pesar de que su hermano le había adelantado que algún día iba a ponerla “a la venta” en eBay. "Al principio pensaba que era un mal chiste que no había que tomar en serio, sin embargo es una situación que creo que hay que sacarle partido y tomársela con buen humor. Pensándolo bien, es una simple cita", confesó Sammy a los medios locales.
La subasta finalizó el pasado 27 de octubre con un “ganador” que aún no se ha dado a conocer. Quién sabe pero con lo caprichosa que es la vida, Sammy Maalen encuentra el amor de su vida. Sería, cuanto menos… un mundo loco “de remate”.






Recibe una invitación para una boda que resulta ser la suya

Minas Gerais, Brasil- Lenyenne de Oliveira pasará a los libros de los Récords por preparar una de las bodas más sorprendentes de la historia.
Esta joven brasileña de 21 años decidió preparar una historia de guión de película: le explicó a su novio que el próximo fin de semana se casaba su primo. Sin embargo, no era su primo el que se iba a casar sino que la ceremonia era para su propio enlace matrimonial.
La historia es para ponerse en situación. Un poco de empatía. Tú, tan ingenuo como siempre, haces caso a tu chica y para no quedar mal acudes a esa boda de su primo que no soportas. Y es que después de todo eso resulta que todo el jolgorio que se ha preparado es porque quiere que te cases con ella.
Felipe Comparini, el joven brasileño de 26 años y pareja de Lenyenne, no daba crédito a lo que estaban viendo sus ojos. "Me llevé una gran sorpresa cuando al llegar al lugar de la ceremonia su primo iba demasiado normal como para casarse", explicó sorprendido a los medios locales.
Lenyenne, por su parte, confesaba a la prensa que inventó toda la historia de la boda de su primo, que en realidad era programar su propia boda, para que fuera la mejor sorpresa de toda la vida de su chico. Sin embargo, a este el peculiar regalo no le hizo mucha gracia. La situación, como es evidente, le dejó en estado de shock. Tras unos segundos de indecisión, que para Lenyenne fueron eternos, el joven le dio el "sí quiero" y declaró que todo había sido una preciosa prueba de amor.
Moraleja: el que quiera algo bonito y sorprendente que prepare otra cosa, que esto es bastante arriesgado.