subir  ▲


Javier Valdés: entre el teatro, la TV. y el cine

Un reactor nuclear de fusión

“El actor tiene los recursos que tiene, que pueden ser el teatro, la televisión, el cine, enseñar, entonces tenemos que tener muchos recursos, hacer muchas cosas…”. Filosofía breve de un actor de amplia trayectoria, como es Javier Valdés. Filosofía con la cual él mismo sintetiza su vida y obra(s). Javier Valdés. Un actor “todo terreno” que disfruta y vive por y para su profesión: la actuación. Y aquí nos cuenta todo de una manera zimple.


z: Háblanos un poco de los maestros que tuviste a lo largo de tu carrera en el mundo de la actuación, por ejemplo ¿Qué significó Adolfo Chuiman como profesor en tu época escolar?
JV: Bueno, mi profesor de teatro digamos en la época de colegio fue Adolfo. Era una época donde Adolfo pertenecía al grupo Histrión, estamos hablando de los 70, y fue él quien  me llevó a tener mi primer trabajo profesional junto a Pepe Vilar, Mabel Duclós , Yvonne Frayssinet, Tito Salas, Mirna Bracamonte, Ricardo Olivares… era un gran elenco y yo que tenía 16 años… recuerdo era una obra inglesa que se llamaba “El chico de los Winslow”, entonces Pepe Vilar necesitaba un  muchacho de 14, 15 o 16 años y yo como alumno de Adolfo tuve la suerte  de coincidir, que me llevara al  casting y yo pudiera trabajar con tremendo elenco profesional siendo yo un niño prácticamente. Dentro de lo que ha sido mi carrera, Adolfo es la persona que me da la oportunidad de conocer lo que era un trabajo profesional. Tiempo después, muchos años después,  ya yo había salido del colegio, había pasado por la universidad, había dejado un poco la actuación porque había pasado a estudiar en la universidad (ya estamos hablando de los 80), es ahí donde yo me vínculo con la gente del grupo Telba de Barranco donde están los Lertora, Milena Alva,  Gustavo Bueno, entre otros. Se me abre la posibilidad de la escuelita de Telba, y es  cuando retomo mi carrera como actor, gracias en buena parte a Gustavo bueno. Yo en esa época trabajaba en el colegio Los Reyes rojos y ellos tenian a sus hijos en el colegio, y buscaban jóvenes para que integraran  el grupo. También eso es otra parte importante en mi carrera… encontrarme con Gustavo Bueno… inmediatamente después el siguiente año con Roberto Angeles, es otro de los maestros que yo he tenido, y finalmente Alberto Isola… así que esa ha sido la trayectoria en cuanto a los maestros que me han ido formando.


z: Recordamos mucho tu impecable trabajo realizado en el año 2010, la serie “Tribulación”, el cual fue un boom ¿Qué tal la experiencia de trabajar en esta serie de ficción?
JV: Sí, fue una experiencia interesante, pero lamentablemente no coincido contigo en que haya sido un boom, y no lo fue pudiendo haberlo sido … (piensa)… bueno si llevamos la serie al tema de ficción pues todo lo que hacemos es ficción, las telenovelas son ficción, las series son ficción, lo que pasó con “Tribulación” es que era con muchos efectos especiales y en postproducción, muchas de las cosas que nosotros hacíamos ahí se complementaban,  era una gama de efectos especiales que me pareció genial, como  la aparicion de los demonios y todo eso. Para mí fue una serie a la que yo le tenía mucha expectativa porque era una serie distinta, fue algo diferente, era la lucha entre el bien y el mal, Dios y el diablo  y esas cosas, y entonces tenía esperanza  de que fuese un boom pero lamentablemente por el horario en el que se pasó, sábados de verano  a las 11 de la noche, no tuvo la repercusión que debió tener. Una lástima porque fue una serie en la que se había proyectado hacer varias temporadas, que siguieran pasando más cosas con Falco (el protagonista), este  personaje que tenía el poder de ver más allá de lo evidente… como los Thundercats (risas)…


z: Sabemos de una nueva etapa en tu carrera como director. Cuéntanos un poco de eso…
JV: En el año 91 dirigi mi primer montaje para adultos en un festival de jovenes directores que fue “El angel de nieve”, y me fue muy  bien con esa experiencia… es cierto  que no dirijo con la frecuencia y constancia que dirigen otros directores, y digamos que tambien me he inclinado o en donde más he estado dirigiendo es teatro para niños… tengo varios montajes en cuanto al teatro para niños… para este año tengo proyectado dirigir otra obra para niños, vamos a ver qué pasa, el teatro para niños es un rubro que me gusta mucho y al cual pongo mucho empeño para que salgan bien las cosas.


z: ¿Es mucha la diferencia entre ser actor y ser director?
JV: (Piensa) Cuando dirijo dirijo… cuando soy actor, creo mi personaje y me pongo en ese rol. Cuando soy director estoy en el rol del director y la función del director es primero, confiar en tu elenco, en tus actores y acompañar el proceso creativo del actor, darle las herramientas en todo caso para que el actor pueda crear… no se trata de hacer tú lo que el actor tiene que hacer, sino más bien valerte de eso para poder crear el conjunto… todo el espectáculo. Cuando soy director no solo pienso en el trabajo del actor, pienso en la totalidad del espectáculo, entonces hay una parte con el actor, acompañarlo en este proceso creativo, la otra parte es el espectáculo, la iluminación, el vestuario, el sonido… el director es como el Gerente general (risas).

Javier Valdés estrena serie peruana "Tribulación"
12 de enero de 2011


z: ¿Cuál es el sentimiento de tu familia del éxito que has obtenido en todo este tiempo de trayectoria?
JV: Yo no sé… habría que preguntárselo a ellos (risas)… (Piensa) Mi mayor logro son ellos. Yo me siento agradecido a la vida, al universo que me da las posibilidades… en realidad eso es una de las cosas que tenemos los actores y que creo que en el Perú recién se está comenzando a consolidar. En la época en que yo empezaba con Adolfo y en el grupo Telba todavía nuestro teatro no era tan profesional.


z: ¿Cómo encuentras el tema del teatro actualmente en el Perú?
JV: Ahora ves una buena cantidad de espectáculos en Lima, aunque todavía no son muchos… acabo de estar en Buenos Aires, entre julio y agosto, y hay mil espectáculos que ver y todos llenos… allá están acostumbrados a ir al teatro, es una cuestión de costumbre, desde muy niños los llevan al teatro. Y la gente va a ver los espectáculos y hay público para todo tipo de teatro…


z: Nos falta mucho por recorrer entonces…
JV: Soy optimista y una de las cosas que creo que hemos logrado es tratar de profesionalizar el teatro, antes hacíamos el teatro por hobby y casi todos teníamos un trabajo paralelo, en las noches nos juntábamos para montar obras y cada uno traía sus cosas de su casa, de casa de la abuela, uno decía “quién pone esto, quién pone lo otro”… hacíamos la obra y lo hacíamos (risas) y creo que en este tiempo lo que se ha logrado es tratar de profesionalizar el teatro y que podamos vivir de la profesión, también hay que entender que el actor tiene los recursos que tiene, que pueden ser el teatro, la televisión, el cine, enseñar, entonces tenemos que tener muchos recursos, hacer muchas cosas…


z: ¿Y el mayor logro sería entonces ser reconocido por varias cosas?
JV: No solamente que te reconozcan o no, eso ya es una consecuencia, yo creo que el logro es lo que hemos conseguido… es todo lo logrado por todos los actores de mi generación, o antes que yo, como Alberto (Isola), Hernán (Romero)… (Piensa) Siempre se dice que los actores somos “la última rueda del coche”, y en cierta medida si tú ves toda la gente que trabaja, tiene un seguro, está en planilla… el actor no tiene eso, entonces gracias a Elvira de la Puente  que estuvo en el Congreso y que peleó por la Ley del artista para que nosotros también podamos tener un seguro de salud, seguro de vejez, como todo ciudadano peruano, entonces esas  cosas son importantes, son cosas que hemos logrado como gremio, este conjunto de personas que nos dedicamos a esto…  esa es la profesión, es importante reconocer eso.


z: La actuación no siempre tiene la mejor imagen para mucha gente.
JV: Por ejemplo, a veces pasa que nos preguntan: “¿Y tú a que te dedicas?”, y uno responde: “Soy actor”, y te dicen: “Ah ya… ¿Pero en qué trabajas?”. Nos hacen ese tipo de preguntas… es que nadie te cree que vives de la actuación, te das cuenta que ahí te ven como la última rueda del coche. El otro día conversábamos con unos amigos colegas respecto a que ahora la televisión te da la posibilidad de ser muy mediático, porque tiene la mayor llegada al público, no así el teatro  y eso te convierte en mediático… es por eso que el productor dice: “¡Ah ya.. hay que contratar a los que salen en los programas de reality para que actúen…!”, y los ponen a actuar porque es mediático, de repente el chico no sabe nada de actuación, no ha llevado talleres pero lo ves ahí actuando. Todo eso va en contra de nosotros, los que somos actores de formación y que nos hemos bancado todo un proceso, todo un tiempo luchando por esto…


z: Como lo nombras, ahora es muy mediático el tema de los realitys. Habrá en pocos días una marcha en contra de esos formatos televisivos,  ¿Cuál es tu posición? ¿Estarías de acuerdo de que saquen ese tipo de programas?
JV: Mira (reflexiona)… en un mundo globalizado en donde existe la libre empresa, una economía de libre mercado, tú haces diferentes productos y los vendes, claro siempre debe haber un control de calidad, no puedes vender un producto malogrado, porque ahí estarías infringiendo las reglas, lo que se hace es vender un producto y la gente lo compra o no lo compra, entonces lo otro es quizás hasta cierta medida cuestionable, porque si empiezas a restringir eso puede pasar que llegue el momento en que te digan qué lees o qué no lees, qué tienes que decir y qué no tienes que decir. Para mí la libertad no es hacer lo que se me da la gana, como he hablado con mucha gente, eso ya tiene que ver con la moral, con la ética y los valores que nos han enseñado nuestros padres y nuestro país… qué queremos nosotros como seres humanos y como peruanos darles a nuestros hijos, qué valores darle. Claro, yo tengo la libertad de hacer este producto pero también tengo la responsabilidad de saber qué estoy vendiendo, para mí ahí está el punto de todo esto… esos realitys son divertimento, es divertir al público sí, pero hasta qué punto debo divertir sin que me importe absolutamente nada, sin importar que la manera en la que estoy divirtiendo denigra al ser humano, promueve ciertos valores negativos en las personas… todo al fin y al cabo es un tema de dinero, es un producto que genera mucho dinero… pero está lo otro pues, el tema de los valores, moral y ética.

Javier Valdés estrena 'La Huella' en el ICPNA
27 de abril 2012


z: Regresando un poco al tema de tu carrera y formación, mencionaste que estudiaste en Madrid en la escuela Cristina Rota… ¿Qué rescatas de esa experiencia? ¿Qué diferencias ves con Perú?
JV: Cristina es de Argentina… tuvo que salir de su país en la época de la dictadura militar, porque si no la iban a matar… al marido lo desaparecieron y ella salió con sus hijos muy pequeños y se fue a vivir a Madrid, entonces cuando yo llego allá, Cristina ya tenía 7 u 8 años viviendo ahí y yo entro a su escuela que era como un taller… y qué te digo, yo no siento que haya mucha la diferencia a nivel actoral, hay actores peruanos que son muy buenos. Yo el año pasado he tomado por internet en Buenos Aires un curso de Pedagogía teatral … la otra semana estoy viajando allá para cerrar mi curso en la parte presencial, acá tenemos grandes maestros como Alberto Isola, Roberto Angeles, Alfonso Santisteban, gente como los Yuyachkani que son un grupo que tiene toda una trayectoria de investigación, porque este es el tema, porque hasta cuando esa gente explora, explora, piensa el teatro. En todos los países pasa que hay obras de todo tipo, producciones de toda clase, tienes  la revista, la comedia, el drama… y lo mismo pasa con la formación, tú tienes la opción de ir a tal escuela, a la otra con tal o cual maestro, tienes la posibilidad de elegir, explorar y adecuarte a esa propuesta o de seguir tal propuesta, lo importante que uno lo haga con la pasión y el interés de aprender, de querer crecer como persona… con los valores bien sólidos, esto lo repito porque me parece algo fundamental.


z: ¿Cuáles son los planes a futuro que tienes?
JV: Para este año ya tengo programadas varias cosas,  y cosas positivas, siento que las cosas están mejorando, mira ahora te convocan con tiempo, antes no tenías nada y venían y te decían: “Oye… ¿Quieres hacer teatro?”, y tú: “Ya bacán porque no tengo nada”. Desde hace unos años ya los productores te avisan con anticipación para que estés en su montaje, antes no existía la imagen del representante aquí en el Perú, tú manejabas tu carrera… hoy en día hay empresas que representan actores, entonces hay ciertas cosas que son indicadores de que esto va creciendo y que se está tomando más en serio. Para este año ya desde el año pasado yo sabía que tengo una película que se va a filmar a finales de año, tengo 3 obras de teatro programadas, una la vamos a estrenar en marzo, se llama “El análisis de Franco Isa”, que fue una de las ganadoras del “Primer Festival de Sala de parto”, hecho por el Teatro La Plaza, y la  vamos a poner en el Teatro  de Lucía… la gente de la productora Mizu está retomando la ficción en televisión, acabo de grabar una novela, soy el papá del protagonista… ahí estoy. En televisión también hay otro proyecto, y además tengo la reposición de una obra que se llama “New Market”, se repone en el MALI en mayo  y junio… y un tercer proyecto a nivel de teatro que tengo que elegir… y además estoy preparando una obra para niño que quisiera dirigir en el segundo semestre del año y que estará en el Teatro de la Universidad del Pacífico.


z: ¿Qué mensaje le darías a los jóvenes que quisieran estudiar teatro?
JV: Hace 2 veranos dictamos el Taller de Teatro para niños y jóvenes,  el teatro como cualquier profesión requiere mucha constancia, de mucho trabajo y mucho entrenamiento  no es una cuestión de “Voy a hacer teatro… qué chévere, me junto con mis patas y ya está”…  el teatro requiere de un proceso de formación,  fundamentalmente requiere de constancia, de entrenarte de mucho estudio, como todo en la vida. Como creo yo finalmente… hay que dedicarnos, hay que entrenarnos… y definitivamente como experiencia deberían de tenerla todos, porque el teatro nos permite conocernos más, nos permite… (piensa) todas estas cosas de las que se hablan en las empresas por ejemplo, del trabajo en equipo, de la empatía de la solidaridad, del trabajo en conjunto, del escuchar, son cosas que surgen del teatro, porque eso es fundamental en el trabajo del actor, escuchar al otro, es la profesión en la que más se debe trabajar en equipo. El trabajo del actor no se puede hacer solo, requiere de los otros, necesitas y dependes del otro para que tu trabajo funcione y salga bien, en ese sentido te da un montón de estos valores que te sirven para la vida misma, tomarlo muy en serio… ¡Y nada… Invitarlos a todos a que hagan teatro una vez en su vida…! (risas).


z: ¿Como socio del Country Club de Villa, qué sientes de tu Club?
JV: Yo siempre he estado muy contento con el Club, desde que me hice socio… y bueno yo vivido varios cambios, de tener una Sede a tener 3, la playa del sur es un paraíso, la otra vez que vine a Chorrillos vi cambios, visualmente está muy bonito el Club, para mi es uno de los mejores clubes que tenemos en el Perú por largo, no está atiborrado de gente,  una va y tiene sitios, espacios para descansar,  siempre tienes de todo y con un muy buen servicio.