Castiga a su hijo en Facebook al enterarse de que hacía bullying

Denver, U.S.A.- Un joven estadounidense hacía bullying a sus compañeros en clase. Cuando su padre se enteró, le impuso este peculiar castigo a través de Facebook.
Por desgracia, el bullying es un problema cada vez más presente en las escuelas y en los institutos del mundo. Son muchos los niños y adolescentes los que tienen que soportar tremendas crueldades por parte de sus compañeros cada vez que van a clase. Sin embargo, en esta ocasión, no vamos a conocer la historia de una víctima del acoso escolar, sino la de alguien que lo practica.
El joven estadounidense que aparece en la imagen hacía bullying a algunos de sus condiscípulos. Mantuvo este comportamiento y así atemorizó a sus compañeros de manera impune, pero la cosa cambió cuando su padre se enteró de lo que hacía.
Timothy Robenhorst, muy enfadado y decepcionado tras descubrir la faceta de abusivo de su hijo, decidió imponerle un peculiar castigo, que muchos han calificado de ejemplar.
El hombre estadounidense obligó a su hijo a escribir un enorme letrero en el que ponía: "Mi nombre es Kayden Robenhorst. Soy culpable de ser un abusón en la Escuela Media Puiaski. Mi castigo es el siguiente:
1. 50 flexiones con los puños.
2. 50 flexiones inclinadas.
3. Correr durante un kilómetro (a las 4:30 de la mañana).
4. Me disculparé delante de toda la clase con el chico del que abusé en la escuela. Además, al lado del castigo de Kayden, su padre escribió que no quería que atacasen a su hijo, pero que por favor todo el mundo compartiese esta imagen en sus redes sociales para luchar así contra el acoso escolar.






Salieron de fiesta en Inglaterra y acabaron en Tailandia

Middesbrough, Inglaterra.- Philip y Jamie, dos amigos británicos salieron a “divertirse sanamente” en Middesbrough (Inglaterra), localidad en la que viven... pero terminaron su noche de fiesta nada menos que en Tailandia...!
Dos amigos británicos salieron de fiesta por Inglaterra y tras tomarse varias copas se plantaron en el aeropuerto para poner rumbo a Tailandia. A pesar de que ellos mismos lo califican de "locura", por el momento permanecen allí.
Estos dos amigos tenían previsto pasar una noche tranquila el pasado fin de semana, y no tenían pensado entretenerse mucho. Sin embargo, está clarísimo que la situación se les fue de las manos y terminaron convirtiendo su noche tranquila en una tremenda juerga.
Al parecer, la noche empezó como una de tantas entre amigos. Phillip llamó a Jamie para verse y tomar unas copas. Sin embargo, como estos dos jóvenes han relatado en el diario Metro, "una cosa lleva a la otra", y acabaron la noche en Tailandia.
Tras pasar una noche de lo más divertida, que se fue animando poco a poco según aumentaba el número de copas que ingerían, al principio, plantearon la idea de irse a Tailandia entre risas, pero lo que comenzó como broma se hizo realidad. Así que fueron por sus maletas y se plantaron en el aeropuerto para poner rumbo a Tailandia en un vuelo “last minute. Según han afirmado estos dos jóvenes, se trata de "una loca aventura". Sin embargo, una vez que estuvieron en el país asiático, decidieron quedarse allí por un tiempo y no se sabe cuándo regresaran a sus casas. Además, en el avión coincidieron con más británicos con los que están compartiendo ahora sus peculiares vacaciones.






Una anciana abre el ataúd y pregunta: "¿Dónde estoy?"

Gelsenkirchen, Alemania.- Una mujer de 92 años se levantó de su ataúd en la funeraria para preguntar dónde estaba, después de haber sido dada por muerta por los médicos.
La anciana fue considerada fallecida, en su localidad alemana de Gelsenkirchen, en el momento en que un enfermero certificó en la residencia en la que vivía que ya no respiraba, y después de haber sido examinada se certificó su muerte a las 16:00 horas.
Hasta aquí todo normal, pero la sorpresa súbita se la llevaron en la funeraria, cuando un trabajador vio a la mujer en su ataúd con los ojos abiertos. La anciana se levantó y le preguntó: "¿Dónde estoy?". Evidentemente, el hombre se desmayó por lo inusual de esta escena.
La mujer no había fallecido y la policía ha abierto una investigación para aclarar si se cometieron errores en el proceso de certificación de su muerte. El director de la residencia afirmó que era "terrible e inexplicable". "Es evidente que el médico no hizo una investigación adecuada. La idea de ser enterrado vivo es revolver los miedos primarios de las personas", ha declarado el Patronato de la Fundación Alemana para la protección del paciente.