subir  ▲


Giovanni Ciccia

El Don de Giovanni

“Desde niño actuaba, tocaba el piano y la guitarra, imitaba, hacía películas caseras con la betamovie, inventaba historias, escribía, dibujaba tiras cómicas. Es algo que vino conmigo. No recuerdo haber querido hacer algo distinto”. El don de Giovanni en una entrevista zimple.


z: Buenos días Giovanni, bienvenido a tu nuevo hogar, el Country Club de Villa. Nos es grato tenerte a ti y a tu familia como parte de nuestra institución.
GC: Muchas gracias. Para mí también es grato ser parte de este extraordinario grupo humano.

z: Cuéntanos un poco de tu infancia, ¿Qué recuerdos tienes?  ¿De pequeño ya tenías las aspiraciones de convertirte en actor?
GC: Desde niño actuaba, tocaba el piano y la guitarra, imitaba, hacía películas caseras con la betamovie, inventaba historias, escribía, dibujaba tiras cómicas. Es algo que vino conmigo. No recuerdo haber querido hacer algo distinto.

z: ¿Cómo fueron tus primeros acercamientos a la actuación?
GC: En el colegio. Una buena excusa para no salir al desfile de 28 de julio era quedarse a preparar la actuación. Por lo general me ofrecía para escribir la obrita central y de todas maneras participaba con algún personaje. Además de preparar la música y la escenografía.

z: Tu carrera empezó en los 90’s, una década muy alternativa, se acercaba el fin del siglo y la premisa para muchos era vivir rápido y probar de todo… ¿Te tocó pasar por esa etapa?
GC: Yo me siento parte de la generación del "no futuro". La gente pensaba que dedicarse al arte era la mejor manera de morirse de hambre. Pero entre coches bomba y paquetazos lo más probable era que te murieras de hambre en cualquier profesión. Así que decidí hacer lo que más me gustaba porque daba igual. Para ser actor hay que estar abierto a todo. Observar mucho y no juzgar.


z: Tu carrera empieza en el teatro, luego a mediado de los 90’s entras a medios más masivos como la televisión y el cine, después de tantos años de carrera ¿En qué ambiente te sientes más cómodo? ¿En las tablas de un teatro frente a un público, en el set de televisión o filmando una película?
GC: Mi carrera empieza detrás de cámaras. He sido guionista, editor, camarógrafo, sonidista. Mi primera carrera es Comunicación Audiovisual. Mi mayor interés era la dirección de ficción. Pero una cosa te va llevando a otra. Estudié actuación para completar herramientas para la dirección y sin darme cuenta ya estaba actuando en cine, teatro y televisión. Hoy combino la actuación, producción y dirección y las disfruto por igual. Sobre todo porque a estas alturas tengo más posibilidades de escoger cuales son los proyectos que realmente me interesan.

z: Darle un vistazo a tu carrera en el cine es encontrarse con personajes que difieren el uno del otro de manera casi extrema, desde el joven bisexual y desenfado en “No se lo digas a nadie”, pasando por el duro antihéroe perseguido por la sociedad en “Django” hasta el atormentado y sensible compositor en “Bolero de Noche”. Tantos personajes viviendo situaciones extremas… diríamos el sueño de todo actor.
GC: Una de las cosas mas divertidas de actuar es crear personajes diferentes y cada vez más complejos. En ese sentido no me puedo quejar. He tenido suerte en recibir siempre  buenas propuestas actorales.

z: ¿Qué personaje de cine te causó mayor satisfacción realizar y por qué?
GC: "Un día sin sexo" fue una película que se hizo entre amigos. Para mí era el primer trabajo liderado por gente de mi generación. Creo que fue el primer paso hacia la madurez de mucha gente que sigue haciendo cine. El personaje que me tocó hacer era sumamente divertido, fresco, inocente. Gracias a este trabajo nació la idea de hacer "Mi problema con las mujeres", que de alguna manera era una extensión del mismo personaje y una de las series que más satisfacciones me ha traído como actor.

El evangelio de la carne

z: ¿Qué tan fuerte es el papel de la televisión para la carrera de un actor? ¿Crees que ser una figura conocida en la televisión ayuda a obtener papeles en el cine?
GC: Siempre es necesario hacerse un nombre en esta carrera, pero lo importante es hacerse un "buen" nombre. Actualmente la televisión no me parece el mejor lugar para lograrlo. Creo que hacer tu trabajo con dedicación, siendo honesto contigo mismo es lo mejor que puedes hacer para construirte una imagen respetable que a la larga te genere un buen lugar en el medio artístico.

z: Lima no se ha caracterizado por ser una ciudad en donde se desarrolla mucho teatro. ¿Cómo ves el futuro del teatro en el Perú?
GC: Tú lo has dicho. No somos un país teatrero. Pero la gente que hace teatro lo hizo siempre y seguirá haciéndolo. El teatro no puede desaparecer porque es inherente al ser humano. Es parte de nuestros primeros juegos. Crecemos jugando a hacer personajes, contamos historias desde que nacemos. El teatro siempre estará aquí.

z: En los últimos años pasas de actor a director teatral, ¿Eres de los directores pegados al guion de la obra o dejas un margen para que el actor desarrolle e improvise su personaje?
GC: Todo depende de la obra. Si una propuesta actoral traiciona el universo o el sentido de la obra, no lo dejo pasar. Pero siempre el trabajo del actor tiene que ver con el juego de la improvisación. Aún respetando el texto al pie de la letra. No hay otra forma de crear un personaje o de montar una obra, sin riesgo, sin probar cosas, sin equivocarse.

La tiendita del horror


z: Tuviste en paralelo una carrera en la música cuya mayor propuesta es o fue Los Chabelos. Actualízanos un poco, ¿Cómo va la banda? ¿Crees que ya pasó la etapa musical?
GC: Chabelos nunca fue una banda estrictamente musical. Somos un grupo de actores que usamos la música como medio para decir ciertas cosas que no encontramos en los guiones o en las canciones comerciales. Nuestras presentaciones siempre han estado ligadas a lo teatral, desde el vestuario, los objetos que usamos, los videos y la interacción con el público.
Actualmente estamos tomándonos un tiempo. Queremos sacar un disco nuevo para volver a tocar. Nos hemos cansado un poco de tocar lo mismo en los últimos conciertos.

z: Chabelos no se toman nada en serio, son irreverentes, directos, muy sexuales y hasta “cachacientos” (si apuntamos un término más coloquial), pero justamente eso es parte del encanto de la banda… y me imagino que en vivo ustedes se la pasan como en recreo… ¿Alguna anécdota de esa etapa?
GC: Para nosotros Chabelos es más serio de lo que parece. Tenemos mucho cuidado en lo que decimos en las canciones. Hay muchas ideas que son descartadas. Cada canción tiene un sentido y una razón de existir. Aunque la razón pueda ser el absurdo total. Nuestra intención es que la gente le encuentre el sentido crítico a nuestro trabajo más que la joda por la joda. Para mí dentro de todo lo que hago, es el espacio de creación más libre que tengo. Los conciertos son una fiesta. La catarsis del público es muy intensa. Ser parte de Chabelos es un regalo.

z: Si te pregunto cuál es tu formato favorito para escuchar música: mp3, compacto, cassette o vinilo, ¿Con cuál te quedas y por qué?
GC: Nací escuchando música en vinilo porque era el soporte que se usaba en esa época. Hasta el día de hoy no he encontrado un formato que me guste más. Pero a veces por temas prácticos uso Spotyfi, es imposible salir a correr con tu tocadiscos.

En familia

z: Ahora como padre de niños pequeños, ¿Cómo distribuyes los tiempos del trabajo con la familia?
GC: Trato de hacer una cosa a la vez. A veces es dificil porque el trabajo te gana e invade el ambiente familiar. Pero se hace el esfuerzo. Igual debo confesar que me encanta que mis hijos me acompañen a algún ensayo o a ver alguna de mis obras.

z: En unos años cuando tus pequeños crezcan llegarán a ver a su padre en “No se lo digas a nadie”, o escuchándolo en “Estoy Loco por tu amor” ¿Te has imaginado esa escena?
GC: Mis hijos son hijos de un actor con una productora. Han vivido y respirado de este ambiente desde que nacieron. Espero que sean tan iconoclastas como yo, o mejor aún más que yo.

z: Te tendremos visitándonos muy seguido con la familia, como nuevos Asociados que son. Algunas impresiones finales para despedir la entrevista; ¿Ya han tenido tiempo de recorrer nuestras instalaciones?
GC: Conozco el club. He sido invitado muchas veces. Tengo familia y muy buenos amigos aquí. Espero disfrutarlo mucho.