Una abuela británica, “embarazada” a los 99 años

Bognor, Inglaterra.- Doris Ayling, una señora británica de 99 años y residente en la ciudad de Bognor, no daba crédito a la carta certificada que acababa de recibir en su domicilio. Un hospital cercano le informaba que había un test de embarazo a su nombre que había dado positivo y que por lo tanto iba a tener un/a hijo/a. ¡Sí, embarazada con 99 años!
Su familia no daba crédito a lo que estaba sucediendo e incluso llegaron a plantearse la posibilidad de que hubiera otro miembro más en la casa dentro de unos meses. Nada más lejos de la realidad: la propia Ayling confirmó que se trataba de un error de mal gusto.
"No es común que con 76 años vaya a tener un hermano. La gente me miraba con cara rara", aseguraba uno de los hijos de Doris Ayling ¿Qué es lo ocurrió? ¿Por qué la carta señalaba que la anciana estaba “embarazada”? Al parecer, se trata de un error administrativo, ya que nunca había acudido al hospital de Portsmouth, ni a dar a luz a sus hijos ni por un simple catarro.
A sus 99 años, Doris Ayling mantiene un destacado sentido del humor y no dudó ni un solo segundo en bromear a una de sus hijas por teléfono comunicándole la noticia, que "estaba embarazada".
La familia asegura que el hospital les ha pedido disculpas por las molestas ocasionadas y que ya tienen una anécdota que contar el próximo mes de noviembre, fecha en la que la anciana llegue a la centena. ¡Seguro que ni hijos, ni nietos ni hermanos olvidarán esta descuido de mal gusto del hospital de Portsmouth.






Pierde 118 kilos y ahora su problema es el exceso de piel

Londres, Inglaterra.- John Burton es un joven británico doctor en astronomía que, tras perder 118 kilos de peso en tan solo tres años, ahora tiene un nuevo problema: el exceso de piel abdominal. Después de que el sistema de salud público de su país le negara la ayuda para poder retirarla, ha decidido compartir su experiencia a través de las redes sociales y diversos medios de comunicación.
Burton ha reducido su peso en 118 kilos gracias a "dieta y ejercicio, solamente eso", pero lo que este joven de 27 años no esperaba era que el efecto secundario de su gran logro fuera tan impactante como se puede ver en la imagen.
A simple vista, con camiseta, John resulta un chico bastante atractivo, pero al desprenderse de su ropa el resultado es un poco diferente. Algo que al joven británico no le importa demasiado, ya que su historia ha ayudado a mucha gente a aceptarse a sí mismos. "Lo mejor para mí es cuando las personas me dicen que las he ayudado, eso hace que todo valga la pena", explica.
Después de que la sanidad británica le negase la ayuda para poder someterse a una cirugía que removiera su exceso de piel, Burton no está seguro de que los costos de dicha operación y su posterior recuperación le compensen. "Ahora solo estoy tratando de aprender a aceptarme a mí mismo y cómo me veo, esto no es cosa para avergonzarse", afirma el joven, que es sin duda un gran ejemplo para la sociedad.






El pueblo que multa a los perros cuando ladran durante la siesta

Salerno, Italia.- La siesta es una fiesta antropológica muy hispánica que se practica con asiduidad y fruición en el área mediterránea europea. Esto se sabe, lo que ya puede resultar una novedad es que en Italia han llevado eso al extremo. Allí en el municipio de Controne, el consistorio impondrá multas a los dueños de perros que perturben con sus ladridos el silencio del tiempo dedicado a la siesta y el descanso nocturno.
La ordenanza de Controne se ha conocido esta semana. Y por un intento extremo para proteger la sacrosanta siesta: a los amos de los perros que transgredan la nueva norma se les podrá imponer multas que van de 25 a 500 euros, según el texto de la disposición municipal. "Los perros guardianes de casas, jardines y granjas deben mantenerse de manera que no causen daño agrediendo a los transeúntes y los propietarios deben impedir que los perros ruidosos perturben la paz en las horas nocturnas y de la siesta", señala la norma.
Esta localidad situada al sur de Nápoles y de unos 800 habitantes, hay que decirlo, cuenta también en la nueva normativa con una disposición destinada por otra parte a garantizar el buen trato a los animales.
Y estipula que está prohibido "absolutamente abandonar animales en el territorio comunal, mantener a los perros encadenados y, si esto fuera necesario, la cadena tiene que tener una longitud de cinco metro". Es decir, respetan la siesta, pero también a los animales.
Además, se deberá garantizar en este último caso, agrega la ordenanza, que el perro "pueda alcanzar tranquilamente el recipiente del agua y de la comida".