phot Revista Country Club Villa-Entrevista
subir  ▲


Miguel Figueroa

Sin palabras

“Nuestra forma de liderar a las personas, de liderar las organizaciones, nace desde nuestro comportamiento animal, o sea cómo nos comunicamos en nuestra empresa… más o menos parecido nos comunicamos como animales, nuestro lenguaje no verbal viene de nuestro lado límbico, de nuestro cerebro límbico. Entonces es ahí en donde yo digo: ´Oye por qué no llevamos este conocimiento sobre el comportamiento animal al conocimiento de las organizaciones”, es ahí donde fundo mi empresa que se llama La Neurona Reina que es una empresa que está destinada a hacer que la gente se comunique mejor gracias a entender cómo funciona su cerebro, ¿De dónde venimos evolutivamente?, ¿Cómo así podemos ser más productivos?”. Miguel Figueroa nos habla del “no habla”. En una entrevista zimple.


z:  Cuéntanos un poco acerca de tus estudios y actualmente a qué te dedicas.
MF: Yo soy biólogo de formación, trabajo en Etología que es el estudio del comportamiento y me interesa mucho la Zoosemiótica, que es algo así como el signo que tenemos como animales de comportarnos y de comunicarnos. Eso quizás suena un poco complicado pero en términos sencillo es cómo nos comunicamos en la no verbalidad, cómo nuestro cuerpo habla y dice las cosas… en términos sencillos, soy biólogo y tengo una maestría en Psicología.


z:  ¿En qué momento nace esa afición de analizar el lenguaje gestual de las personas?
MF: Más que una afición, es algo complicado… (piensa) es una pasión que nace desde la observación a los animales, principalmente a los primates, yo trabajé observando un tiempo a maquisapas por ejemplo en la selva, trabajé con varios monos y ahí empecé a darme cuenta de la similitud en términos de lenguaje no verbal con los humanos, luego empecé a leer mucho sobre chimpancés, macacos y ahí me doy cuenta de que había una cosa en la que nos parecemos un montón, o sea, nuestro lenguaje no verbal, nuestra forma de comunicarnos. De hecho nuestra forma de liderar a las personas, de liderar las organizaciones, nace desde nuestro comportamiento animal, o sea cómo nos comunicamos en nuestra empresa… más o menos parecido nos comunicamos como animales, nuestro lenguaje no verbal viene de nuestro lado límbico, de nuestro cerebro límbico. Entonces es ahí en donde yo digo: “Oye por qué no llevamos este conocimiento sobre el comportamiento animal al conocimiento de las organizaciones”, es ahí donde fundo mi empresa que se llama “La Neurona Reina”, que es una empresa que está destinada a hacer que la gente se comunique mejor gracias a entender cómo funciona su cerebro, ¿De dónde venimos evolutivamente?, ¿Cómo así podemos ser más productivos?


z:  ¿Es muy complicado enseñar el tema?¿Te has topado con mucha gente escéptica?
MF: Es interesante porque hay que explicar a la gente que esto es ciencia, que esto no es una creencia,  o sea que yo digo: “Oye yo no creo, no hay nada que creer”, uno puede ser muy concreto y explicar de una manera muy sencilla cuando tú estas nervioso, angustiado gracias a tus gestos, solo hay que saber cómo decirlo. El asunto es cuando yo explico a mis alumnos, que te digo son desde estudiantes universitarios hasta gerentes de empresas, abogados, trabajo mucho con abogados, en donde tú tienes que decirles: “Oye fíjate que tu no verbalidad termina siendo más poderosa que tu verbalidad, lo que dices es importante, pero cómo lo dices es mucho más importante, es tan importante que pesa casi el 70% de la comunicación”, solo que pocos creen eso, a veces pongo a una persona y la hago hablar y después le empiezo a cambiar sus tonalidades para hablar y luego le obligo a que mueva sus manos mientras habla, en ese momento, su poder de comunicación se ha multiplicado, eso puede pasar con un abogado, con un líder de una organización, con el jefe de un equipo, con un entrenador deportivo. Si nosotros somos más efectivos al hablar somos más potentes en el mensaje que queremos dar, yo soy un entrenador de comunicador, en términos sencillos yo hago que la gente que antes lograba hacer recordar 3 cosas de las 10 que decía, ahora logre hacer recordar 8 de las 10 cosas que decía. Hago que la gente sea más eficiente en su comunicación, concentrándose en lo que dice y cómo lo dice.


z:  ¿Nos puedes dar ejemplos de algunos personajes importantes que destacan por su buena comunicación?
MF: Claro, (piensa) fíjate yo disfruto mucho escuchar a Obama, él es un gran comunicador, y es además un comunicador muy entrenado, analizas a Obama hace 8 años y al Obama actual y son dos personas notablemente distintas. Y lo que quiero decirte con esto es que uno se puede entrenar, la gente puede lograr mejorar su comunicación, claro (piensa) hay personas que ya vienen con aptitudes innatas  para comunicar, pero hay gente que va mejorando su comunicación. Y para eso hay que entrenarse.


z:  ¿Cuáles serían esas pautas iniciales para una persona que quiere mejorar su comunicación?
MF: Hay tres cosas las cuales se deben trabajar: primero trabajar en las tonalidades, tú no puedes hablar todo el tiempo en la misma tonalidad, de ser así llega un momento en que la gente deja de escucharte ¿Por qué?, porque su cerebro se aburre de escucharte, en cambio si varias las tonalidades de voz haces que cualquier cosa que digas se vuelva más importante por la forma en cómo lo dices. Entonces, la gente se vuelve interesante por la forma, y si a esa forma le agregar una verbalidad, un texto bonito, todo se vuelve más potente. Cuando, por ejemplo, analizamos los candidatos, y estamos viendo este último debate, me han pedido que analice quién ha sido el más potente y yo digo: “Quien logró llegar a la emoción de la otra persona es el más potente” ¿Y quien logra eso? Quien cambia las tonalidades. Entonces primero es la tonalidad, la segunda es la no verbalidad, cómo tu cuerpo está diciendo las cosas, si nuestro cuerpo es entretenido… mira aquí estoy utilizando mis manos (hace gestos), a esto lo llamamos ilustradores… tus manos tienen que ayudar a tus palabras a que el mensaje sea más fuerte, si yo estoy diciendo: “Tenemos que ordenar las cosas”, a “Tenemos que ordenar las cosas” (hace gestos con las manos) el usar mis manos de esta manera hace que tu cerebro vea una proyección del orden, entonces las manos tienen que trabajarse, la no verbalidad es muy poderosa para eso…


z:  ¿En ese caso qué posturas serian negativas cuando uno se dirige al público?
MF: Las clasificamos en posturas ascendentes y descendentes, expansivas y contractivas. Las expansivas son cuando uno habla y quiere entusiasmar, tiene que expandirse, moverse y abrir las manos, recuerda algunos candidatos que al hablar siembre iban hacia arriba o hacia los costados… eso es muy interesante, a la gente le gusta ver eso, llama mucho la atención, versus los otros que siempre están yéndose hacia abajo, movimientos descendentes, movimientos autoritarios, y la gente por lo general se escapa de lo autoritario, la gente se estimula con los que van hacia arriba porque proyecta inspiración, horizonte, por eso siempre recomiendo que te vayas hacia arriba y hacia los costados, nunca hacia abajo ni hacia adentro.


z:  Hablabas del tema de los candidatos presidenciales, y según lo visto en el debate del domingo 3 de abril, ¿Cuáles son tus impresiones?
MF: (Piensa) Hay que ver en qué circunstancias… en el último debate me parece que la ganadora ha sido Keiko Fujimori, ella es una mujer que se ha entrenado mucho y te puedes dar cuenta en los tiempos que maneja al momento de hablar, no exagera, es muy sobria, veo que tiene un entrenamiento muy claro ahí. La otra candidata Verónica Mendoza, también muy apasionada y se nota esa pasión que despierta mucho en los votantes… versus candidatos muy técnicos que pueden ser muy buenos y podrían ser buenos presidentes solo que necesitan transmitir ideas con emoción, entonces tu vez a PPK sumergido en su papel, tratando de leer algo, entonces no se conecta con las personas, tu quizás dices: “Ah bueno, está leyendo, eso no importa”, pero eso sí importa, la gente necesita ser mirada, la televisión te da la falsa imagen de que alguien te está mirando, si no me miras no eres un líder, entonces yo te descarto, entonces yo creo que dentro de los candidatos más interesantes ahora como técnico, tu puedes decir PPK es el más capo pero como comunicador necesita mucho que trabajar.


z:  Bajo ese punto de vista un líder se hace…
MF: Claro, fíjate en Margaret Thatcher, en sus primeros años era muy buena hablando, su voz era aguda, empezó a trabajar en eso y apareció en sus últimos años con una voz mucho más grave, la gravedad en la voz genera liderazgo, la gente debe trabajar sobre su voz, la gente tiene que entender que cuando te presentas a una entrevista de trabajo y vas a ser escogido se está viendo todo de ti, todo se está evaluando de manera emocional. Además, la gente toma decisiones en base a sus emociones no a la razón, la razón viene después, primero viene el enamoramiento y después viene la justificación, tu razón justifica una decisión que ha tomado tu cerebro límbico, tu cerebro emocional. Necesitamos ser más emocionales cuando comunicamos, pero no solamente puramente emocionales, tiene que venir lo racional, entonces es una combinación sagrada entre ambas cosas.


z:  He visto tu blog y entre algunos de tus posts tomas como ejemplo a ciertos futbolistas en determinada situación durante un encuentro deportivo…
MF: Yo disfruto el fútbol porque es un momento en que nos sale el animal que tenemos dentro ¿Qué de lógico tiene que dos mil millones de personas están mirando un partido de futbol? No tiene nada de lógico, nada racional, esa es la expresión más bonita de nuestro yo animal, de nuestro cerebro límbico, nuestro cerebro mamífero… porque tú dices: “Pierdo plata, salgo molesto, nunca gana mi equipo ¿Por qué diablos estoy viendo un partido de fútbol, cual es la lógica?”. Es que no hay lógica (risas), es muy animal. Entonces tú vez la reacción de la gente desesperada, angustiada, dejan de hacer cualquier cosa con tal de ver el fútbol, porque esa es la lógica del yo animal. El futbol es un ejemplo muy bonito de eso.


z:  El hincha peruano está acostumbrado a sufrir, a ver a su equipo perder, muchos continúan ahí alentando, otros se desencantan pero regresan al televisor cada vez que vuelve a jugar la selección pero ya van con el pensamiento que es poco probable que el equipo gane, ¿Eso no es frustrante? ¿No hace que la gente se vuelva negativa en su vida diaria?
MF: (Piensa) Fíjate en otro tema que es la Etología… la Etología termina donde empieza la Psicología, en términos sencillos, yo veo masas, hay individualidades y tú vas a decir, hay algunas personas a las cuales no les gusta el futbol y saben que Perú va a perder y por eso no ven, pero son muy pocos y en general, la gente va a ver el futbol porque es una representación de los representantes de la tribu y van a conquistar un nuevo lugar, eso es lo que ve nuestro cerebro límbico, ve a sus guerreros luchando contra otros guerreros para dominar un área… eso lo estás viendo, luego lo justificas con el hecho de que es un deporte, claro. Tú vas a estar apasionado sí o sí aunque pierda, y vas a volver a verlo así hasta la eternidad. Habrá uno que otro inteligente, racional, que se vaya pero en general la gente va a volver. Ahora fíjate que las barras están integradas por la gente más joven, y es porque cuando tú eres joven la pasión está más en ti, la testosterona que es una hormona relacionada a la juventud, seguridad y el atrevimiento va disminuyendo después de los 30 años, es por eso que ver a una persona de 40 años en una barra brava ya no tiene mucho sentido, es muy raro, es muy escaso, a los 30 ya hay pocos, los de 20 están efervescentes, porque es una edad muy emocional.


z:  Hablas del tema del futbol y retomo mucho el tema de la importancia de ser un buen líder… ¿Cómo ves al líder de nuestra Selección que vendría a ser el entrenador Ricardo Gareca?
MF: Yo estoy entrenando a muchos técnicos de futbol, se me hace difícil poder hablar de Gareca, porque yo no se qué cosa pasa en lo interno… tú no sabes lo que sabes dentro, no puedo decirlo, es muy complicado, pero lo que sí he visto es que los entrenadores en general son… (piensa) tú tienes un entrenador que genera mucha empatía con su gente y otro que no genera empatía, y lo que ves en el nivel de resultados es que los que generan empatía, los que generan autoridad son mucho más seguibles por su grupo, son los que dicen “Vayan para allá” y todos obedecen sin chistar versus los otros entrenadores en donde sus grupos empiezan a juzgarlos. Lo que quiero decir es que un entrenador tiene que ser un inspirador todo el tiempo y tiene que ser un enamorador todo un tiempo, enamorar a su equipo a que lo siga, aunque el camino sea el barranco… ¿Cómo logramos eso? Manejando la verbalidad, la no verbalidad y dentro de la verbalidad usar las palabras que hagan que tu cerebro se prenda, y son palabras relacionadas con las emociones.


z:  ¿Qué opinas de Natalia Malaga?
MF: Ese es un tema muy interesante, hay muchas cosas que hablar de Natalia Malaga… yo creo que hay que ser cuidadosos con las palabras que despiertan y con las palabras que te apagan, hay palabras que te prenden y otras que te matan, uno tiene que analizar que si las palabras que tú le dices está despertándola o la estas matando, tu puedes decir: “Oye $#%& despierta!”, eso puede ser bien para alguien, siente que lo despierta, pero otro puede decir: “Me ofendió”, entonces si has analizado eso y ves que funciona, aplícalo, pero has analizado o simplemente reaccionas tú, si tu reaccionas así pues la otra persona reacciona como tú, pero yo no quiero gente que reaccione, quiero gente que piense, no quiero gente que sea un animal en la cancha, quiero gente que sea racional en la cancha, entonces yo necesito despertar su lado racional, su lado inteligente y para eso tengo que usar palabras inteligentes, yo siento que sus resultados no han sido los mejores, ¿Por qué? Mucho tiene que ver el equipo, el equipo es así y otro tiene que ver cómo yo despierto al equipo, tengo que despertar su racionalidad, eso es parte del trabajo que ella tiene que hacer, aquí hay mucho que hacer en lo que se refiere a psicología en el deporte, eso es una ciencia muy avanzada.


z:  Entonces consideras que hay mucho que hacer en lo que se refiere a la psicología deportiva a nivel local…
MF: Es penoso, he visto muchas selecciones… es muy penoso el grado de conocimiento que tienen los entrenadores y los psicólogos incluso, hay algunos que son espectaculares, pero hay muchos que están en pañales.


z:  ¿Qué consejos le darías a una persona que quiero mejorar su comunicación y liderazgo?

MF: Primero que tiene que leer cosas que no necesariamente tiene que ver con lo suyo, tiene que leer psicología, la psicología tiene que estar en la vida diaria, la psicología tiene que ser un concepto mucho más urbano… que me escriban y yo les mando algunos autores que creo que tienen que estar de cabecera para la gente que lidera organizaciones. Yo trabajo mucho con líderes de organizaciones y ellos piensan “Bueno tengo que ser bueno en lo mío”, pero además tienes que ser bueno en entender el cerebro de las otras personas… creo que eso sería mi gran mensaje: Entiende cómo funciona el cerebro de las otras personas, no todas funcionan de la misma manera, entonces trabajemos un poco en cómo funciona el cerebro de una mujer a los 30, cómo funciona el cerebro de un hombre a los 40… tengo que entender eso.


z:  Gracias por la entrevista Miguel, ¿Algo más que deseas decir? Quizás una invitación a los lectores de zimple a seguirte en la web…
MF: Gracias por la entrevista, hablamos de todo un poco, bueno tengo bastante presencia en las redes, entren al Facebook, búsquenme como Miguel Figueroa, y en mi empresa La Neurona Reina trabajamos mucho con organizaciones en recursos humanos para mejorar sus estados de ánimo, su clima organizacional… la gente no puede estar triste en sus organizaciones, no esperemos que la gente sea eficiente cuando tienen emociones negativas, cuando están llenos de estrés, de angustia, nuestros cerebros no están al máximo cuando pasamos por eso. Necesitamos hacer que la gente esté bien cerebralmente y de esa manera podemos pedirle más a nuestros trabajadores.