A propósito de la comida peruana

Misturas gráficas del Perú

Textos y Fotos por Alfredo Arana



¿Quéserá? Mercado de Ayacucho.

Sacándose el jugo. Tacna.


“¡… ya pe´ causa…!". Playa El Colorado, Huacho.

Elíjase la ruta que se elija, hablar sobre el Perú finaliza en un inevitable camino: su comida. Cierto. La comida es uno de los más importantes exponentes de la cultura de un pueblo. Mas en el Perú (¿Quién podría dudarlo?), es el centro de la vida de los peruanos. No resulta para nada raro que, por ser el Perú uno de los países con mayor diversidad  biológica, geográfica, económica y social, la cocina peruana sea considerada una de las más variadas del mundo.

Mas en el Perú (¿Quién podría dudarlo?), su gastronomía va más allá de sus contagiosos aromas y de sus irresistibles sabores. Por el cultivo y extracción de sus insumos, en campo y mar, por su preparación, en fogones, hornos o cocinas, por su comercialización, desde mercados hasta lujosos restaurantes, en el Perú la comida representa algo que va más allá del paladar. En cada rincón de nuestro país, de una manera natural, la comida es ese algo que nos cohesiona. Ese algo que genera en nosotros el íntimo convencimiento de que la fusión de sabores, tan propia de nuestra historia, es la gran oportunidad para la difusión de  nuestro país al mundo. Y de nosotros, como seres humanos.

disFrutando. Parque Chabuca Granda, Lima.

¿Necesitados de aPollo? Mercado de Ica.

¡Harta cancha…! Vendedoras en Picharis, VRAEM.

¡La tía tira su caña...! Juliaca.

Comer(cio) callejero. Vereda de Cusco.

¿La siHembra (es cosa de machos)? Campesino en Sayán.

Haciéndose muchas paltas. Fundo El Pedregal, Caral.


“¿Dónde?”. “Ají es”. Pativilca.

Sábado peñero. Caleta Vidal.

De bote a bote. Carquín.

El milk-agro de la vida. Cajamarca.

(a) Facundo Cabral. Chiclayo.