Óscar Ibáñez: el arquero más ganador del fútbol peruano

“And the Oscar goes to...”


Su historia deportiva es de película: actor principal de triunfos en los que otros deben conformarse apenas con soñar ser los protagonistas. ¿Títulos?. Con Universitario de Deportes  5 Torneos Apertura, 1 Clausura y 3 Campeonatos nacionales. Y con Cienciano de Cusco 1 Torneo Apertura, 1 Clausura y 2 Campeonatos internacionales: la Copa Sudamericana y la Recopa. ¿Cuál es el secreto de su inspirado papel en el balompié peruano?. “
Entendemos al fútbol  como la vida misma, donde permanentemente te encuentras con problemas que resolver. Tienes reglas, autoridades y rivales que respetar, debes trabajar en equipo, ser solidario y responsable, tienes triunfos y derrotas”. Así piensa un ganador. “And the winner is…”.

La imaginaria alfombra roja del Paso de las Estrellas de cine “cede paso”, también imaginariamente, a la alfombra verde de la cancha de Villa Chorrillos en esta noche estrellada. Al centro del campo me encuentro con Óscar Ibáñez (el centro de esta EntreVista) en el punto final de otro día de su reconocida Escuela de fútbol. El fútbol. Siempre el fútbol. El deporte que resume su vida. El deporte que lo metió de golpe y para siempre en la historia del Perú. “Desde muy chico practiqué el fútbol, con mis amigos del barrio y del colegio, pero ya a los 14 años ingresé a las categorías juveniles del Club Deportivo Español donde me formé como futbolista hasta llegar a ser profesional”, cuenta el arquero más ganador de nuestro país. Han pasado 20 años desde que, ni bien llegado de su natal Argentina, el seguro portero empezó a coleccionar títulos como quien agrega tatuajes al cuerpo. Y así mismo dejó marca en las memoria de (casi) todos los peruanos. “Cada campeonato lo atesoro con muchísimo cariño.

Final del 99-Universitario vs. Alianza Lima en Matute

Desde el primero en el ´98 con Universitario que vencimos a Sporting Cristal por penales, el del ´99 por lo que significó ganarle la final a Alianza Lima en su estadio, hasta el tricampeonato porque fue el primero en la historia del club. Y por supuesto los internacionales obtenidos con Cienciano del Cusco,

La Copa Sudamericana después de vencer a River Plate 1-0

la Copa Sudamericana y  la Recopa por la relevancia de los rivales a los que vencimos River Plate y Boca Juniors respectivamente, y por ser los únicos títulos internacionales obtenidos por un club peruano y  por todo lo que generaron esos logros, recuerdo que teníamos al país entero alentándonos”, resume humilde y equitativamente sus (impresionantes) logros, tal y como suele hacerse con los propios hijos: se les quiere a todos por igual. ¿Y qué hay de los hijos de tu sangre, Óscar? ¿Te gustaría que ellos lleguen a ser futbolistas profesionales, o que estudien alguna carrera?. “Siempre quise que cada uno decida hacer lo que más le guste. Mi hija Pilar está cursando la carrera en Ingeniería Ambiental, y mi hijo Martin juega en el club donde mi inicié y a la par estudia Ingeniería Industrial”. Argentina. Y Perú. Más que dos gráficos en el mapamundi, dos hogares que cohabitan su corazón. “A ambos países los quiero igual. Ya llevo 20 años, casi la mitad de mi vida, en el Perú, país que me dio la oportunidad como a muchos de poder desarrollarme profesionalmente. Mis hijos han crecido y se han formado aquí, así que imagínate lo que siento por el país y su gente”. Cariño. Seguro el mismo que siente nuestra gente por ti, arquero seguro. Garantía de los sueños de un país tan futbolero como el nuestro. Y es que, Óscar, tus manos nos hicieron posible creer que también podíamos ganar algo.  Tener fe. Así como ahora confían en ti los socios de nuestro club, que también es el tuyo. ¿Y cuándo se produjo ese feliz encuentro entre ambos?. “Fue en el 2006 cuando el socio y amigo Alberto Hurtado me hizo conocer las bondades del Country Club de Villa, y la verdad que fue una de las mejores decisiones que tomé. Le estaré siempre agradecido”. Siete años pasaron ya. Siete años en los que la familia Ibáñez se ganó la amistad de tanta gente.  “Mi esposa y yo somos Asociados, y mis hijos Asociados juveniles. Y todos hemos logrado muchas amistades. Algunas se han afianzado, ya que nos conocíamos con anterioridad por ser padres de familia del Colegio Cambridge donde estudiaron nuestros hijos, nuevas surgieron  a partir de pasar mas tiempo en el club, compartir veranos en la Sede del Sur e Invierno en  Chosica;

Pichanguitas en el CCV

y muchas más con los socios con quienes comparto actividades afines, principalmente con el espectacular grupo de fútbol tanto con los que nos representan en el Torneo interclubes como con los que juego las pichangas los domingos por la mañana”. En la actualidad Óscar dirige su propia Escuela de Fútbol en Villa ¿Qué se siente enseñarle a otros el deporte que amas?. “Creé la Escuela de fútbol en el 2002 con la intención de implementar una nueva metodología de enseñanza formativa principalmente, en donde participen todos, los niños y niñas,  sin importar sus cualidades físicas o técnicas. Por tal motivo las clases y entrenamientos  están  a cargo de profesionales capacitados, todo nuestro staff está integrado por  profesores de educación física”. Tal y como en tu etapa activa, como jugador, la dedicación y el trabajo, son condiciones para los logros. Nada cae del cielo. “Un tema importante para nosotros es generar en el niño el hábito de practicar deporte más allá de su permanencia en nuestra escuela.

Actividad con UNICEF en la Región Loreto

Hoy en día  atendemos a cientos de niños en los distintos programas que desarrollamos en clubes, colegios, municipalidades, empresas, en actividades de UNICEF y como embajador de Aldeas Infantiles SOS”. Responsable de los sueños de un país futbolero como el nuestro, ahora Óscar Ibáñez es la principal razón para que en Villa soñemos.  “En el club tenemos la responsabilidad de formar a los más pequeños en la Escuela, y a partir de este año, también de llevar adelante los entrenamientos de las categorías competitivas, hoy representadas en las Categorías 1997, 2002 y 2003. Nuestro club cuenta con una de las mejores infraestructuras en el país, estamos trabajando para que en un futuro cercano contemos con un mayor número de categorías que nos representen”. Así pasa sus días actualmente Óscar. Asegurando el buen juego de nuestros niños, quien antaño asegurara nuestra bicolor portería. Fútbol. Siempre el fútbol. ¿Pero…. pensaste tu vida sin él? ¿Qué te hubiera gustado hacer si no te hubieras dedicado al fútbol, Óscar Ibáñez?. “Tuve el deseo de dedicarme a algo relacionado con la educación y con la salud”. Felizmente que no siempre los deseos se cumplen. El fútbol, y nuestra memoria, necesitan tu entrega, Óscar. “And the winner is…”.